Los eólicos le supondrán a Muxía más de nueve millones de euros en 30 años

Feijoo pone los parques inaugurados como ejemplo de hechos en transición ecológica


cee / la voz

La explotación durante al menos 30 años de los parques eólicos Muxía I y Muxía II, que ayer inauguró el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, junto a directivos de la empresa promotora, EDP Renováveis, y otras autoridades, supondrá para el Concello de Muxía unos ingresos suplementarios de «entre 300.000 e 400.000 euros» al año, como destacó el alcalde de la localidad, Félix Porto, quien bromeó con que hay que ampliar lo firmado porque él entendía que solo eran 25 años y puso el acento en lo que eso supone en servicios sin subir impuestos.

Feijoo, por su parte, centró el discurso en poner en valor la capacidad de Galicia en energías renovables, en la eólica concretamente, en la capacidad de incrementarla con las instalaciones actuales y en la necesidad de actuar con un modelo «gradual e consensuado, non comezando a casa polo tellado», en clara crítica a los últimos anuncios del Gobierno central de Pedro Sánchez. Recalcó que hay que fijarse «objetivos ambiciosos, pero reais» porque «toda transición que supoña unha diminución de emprego é unha transición que pagarán os cidadáns». De ahí que vea necesario apostar por fórmulas que «non poñan en cuestión a competitividade da industria» y, en consecuencia, el empleo.

La sustitución de fuentes de energía tiene que ser, a su juicio, «ordenada e paulatina», con lo que apuesta por mantener las térmicas, como las de Meirama y As Pontes, como «tecnoloxías de respaldo», que es lo que hacen algunos de los países más avanzados como Alemania.

Los objetivos que se marca son que en el año 2020 entre el 85 y el 90 del consumo eléctrico proceda de fuentes renovables, al igual que el 34 % de la calefacción, y que la biomasa cubra al menos el 35 % del uso térmico. De ahí las políticas de ayudas implementadas a este respecto que, para él, son «feitos, moito máis importantes que os titulares».

El presidente puso en valor que el proyecto saliese adelante «tendo en conta a todos os sectores implicados», porque considera entre los beneficiarios «teñen que estar os veciños de Muxía». De ahí que destacase el compromiso de la compañía por reducir el impacto visual y plantar especies arbóreas autóctonas en una zona atravesada por el Camino Xacobeo.

EDP mantendrá su apuesta por la zona en Corme y Zas con la repotenciación de sus instalaciones

Los directivos de EDP dieron cuenta de la importancia que tiene Galicia en su modelo de negocio y también la Costa da Morte, porque fue uno de los lugares donde primero desembarcaron y donde ahora quieren seguir con su evolución, a través de la repotenciación de los parques de Corme y Zas. Una apuesta que le agrada especialmente al presidente de la Xunta, porque es «apostar pola tecnoloxía e polo medio ambiente», ya que supone incrementar la producción reduciendo postes», y considera que eso no se aplica solo en este campo sino que se puede incluso llegar a «duplicar a produción returbinando a auga dos encoros».

En cualquier caso, también puso de manifiesto que entre los 20 parques con autorización autonómica para «executar de maneira inmediata» se encuentra dos de la zona: Forcado-Catasol y Monte Tourado, lo que debe suponer una inyección de empleo ya que se trata de «investimentos en tempo real, porque teñen que estar executados no ano 20». Y no se trata de cantidades menores, puesto que para toda Galicia estos entre 23 y 28 parques previstos suman más de 700 millones en una comunidad, la segunda por detrás de Castilla y León en producción eólica, donde el sector supone ya el 4,3 % del PIB y genera 10.000 empleos directos y otros 22.000 indirectos. Cifras que le valen el presidente para asegurar que la apuesta por un cambio de modelo energético se demuestra con hechos.

«Sempre crin que as empresas tiñan que gañar cartos, pero non á custa de nós»

El alcalde de Muxía, Félix Porto, explicó que él, «dunha ou doutra maneira», estuvo en el proyecto desde el principio, aunque fuese discutiéndolo desde la oposición, algo que cree que ha contribuido a que el parque solo saliese adelante cuando estaban «todos de acordo». «Eu sempre crin que as empresas tiñan que gañar cartos, pero non á custa de nós mesmos», justificó Porto, quien incidió en que, al igual que hay impactos paisajísticos también los tiene que haber fiscales y eso traerá otra holgura a los gobiernos municipales de Muxía. Además, hizo un alegato a la concordia y el respeto. «Neste tempo no que parece que o que prima entre os políticos é insultarnos eu penso que o meu presidente da Xunta no meu concello ten que ser ben recibido, con todo respecto como merece, porque representa a todos os cidadáns deste país», aseveró.

«Nos gusta ser un vecino más porque vamos a convivir mínimo 30 años»

La directora general de EDP-R en España, Rocío Sicre, aparte de tributar multitud de agradecimientos, desde a Siemens-Gamesa hasta al alcalde de Vimianzo, pasando por todas las empresas colaboradoras e incluso por personas que ya no trabajan con ellos, echó la vista atrás para señalar que su empresa confió en ellos pese a los retrasos, porque «en 10 años hay que dar muchas explicaciones», pero se demostró que el suyo era «un proyecto creíble», a ojos de la Xunta y el Concello, que ahora llega a buen puerto, pero no está ni mucho menos terminado. «Queremos ser un vecino más porque vamos a convivir, como mínimo, 30 años», señaló la ejecutiva, que se declaró como una «enamorada de Muxía», lo que le valió para que el alcalde la invitase a comprarse una casa, al tiempo que destaca las condiciones de Galicia: «Es una tierra en la que podemos invertir».

«Un proyecto tiene que ser bueno para la compañía y para la sociedad»

El consejero delegado de la multinacional, João Manso, destacó que este es «un paso más» y de los importantes dentro de su proyecto de crecimiento en España, ya que va a suponer «más del 50 % de la producción en Galicia». De ahí que felicitase a todos los implicados por «llegar al final sin desistir» porque «decir que se hace algo es muy fácil, pero hacerlo es lo importante» y más si se consigue «a través de un diálogo con las comunidades locales». A su juicio «un proyecto tiene que ser bueno para la compañía, pero también tiene que ser bueno para la sociedad». Por ello entiende que los motivos de satisfacción son múltiples -«todos tenemos motivos para estar contentos»- porque Galicia y España incrementan su capacidad de producción eólica y la empresa intensifica su relación con la comunidad de donde procede su principal socio en eólica marina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los eólicos le supondrán a Muxía más de nueve millones de euros en 30 años