carballo / la voz

El Circuíto Correndo pola Costa da Morte tuvo ayer su séptima parada en Muxía con la celebración de la quinta carrera pedestre desde las 10.30 horas. Lo que no se esperaban ni la organización ni los propios participantes -760 inscritos, entre los que hubo numerosas bajas- es que en pleno julio, la lluvia fuera un gran inconveniente para el desarrollo de la actividad. No obstante, la temperatura fue agradable.

En los últimos minutos de la prueba 10K, la primera en disputarse, cayó una tromba de agua que provocó la caída en moto sobre un brazo del policía local Manel, que es además un asiduo del circuito. Así, la carrera 3K, que fue la siguiente en disputarse, estuvo de principio a fin pasada por agua. Más suerte tuvieron los benjamines y alevines, así como el acto de entrega de trofeos, en el que la lluvia dio una tregua. No obstante, el fenómeno provocó numerosas caídas en la entrada en meta al estar el suelo resbaladizo. Asimismo, hubo algún coche que alteró el orden al introducirse en el espacio delimitado del circuito. Por todo esto, se puede decir que fue la carrera del circuito 2018 con más incidencias. Por suerte, todas se quedaron en eso.

En el terreno de los ganadores, Toño Teijido y Rocío Alvite se impusieron de nuevo al resto de corredores en la prueba absoluta con tiempos de 34 minutos y 57 segundos y 39.33, respectivamente.

El lucense, para el que cada prueba es nueva al estrenarse en el circuito este año, comentó ayer: «O percorrido de Muxía pareceume moi bonito, pero á vez, moi esixente. Un continuo sube e baixa. Sobre todo, o primeiro quilómetro e medio, cunha gran costa, e tamén no campo de fútbol o aire de cara incrementou a dificultade. A vantaxe foi o último quilómetro de baixada rápida». Añadió: «Primeiro fun esperando a ver quen tiraba da carreira. Despois, no quilómetro 1 dei un cambio e foi Miguel [Gómez] quen se puxo á cabeza ata o quilómetro 3, que foi cando eu xa aumentei o ritmo e aguantei ata o final».

Asimismo destacó la gran cantidad de gente que se aglutinó en la zona de meta, en la subida del santuario y, en general, por todo el pueblo, al igual que lo mucho que animó: «Penso que foi das carreiras onde máis se apoiou ós deportistas». La gente lo recordará por el gran gesto que tuvo con el policía local al cederle su trofeo. El lucense comentó al respecto: «Seguiu traballando e penso que temos que estar moi agradecidos». De las 7 carreras que van ya del circuito, disputó 5, en las que quedó cuatro veces primero y una segundo (en Cee). A la siguiente en Carnota, no faltará.

Por su parte, Rocío Alvite dijo sobre la experiencia: «Dende a saída mantiven a posición respecto a Teresa Castro e Inés Pampín». La mazaricana asistió a 5 de las 7 carreras del circuito, y en todas ocupó el primer puesto. Tampoco faltará a la de Carnota.

El camino inglés les dio, incluso, más fuerza para correr

La pareja barcelonesa formada por Dani Baena y Esther Cruz, ambos de 36 años, empezaron el camino inglés de 120 kilómetros desde Ferrol el pasado miércoles. Y el sábado, unieron la penúltima y última etapas, desde Hospital de Bruma, hasta Compostela, pasando por Sigüeiro -40 kilómetros-, para poder llegar a tiempo ayer a Muxía y así participar en la carrera. Todo un reto.

¿El motivo? «En Badalona corremos habitualmente; por eso cuando viajamos, buscamos siempre alguna carrera para hacer», explicó Dani. Y la experiencia no pudo ser mejor: «Mira que hemos hecho carreras, pero esta nos pareció fantástica. El entorno precioso, y la niebla estupenda. Y el trofeo que Esther recibió al quedar segunda en la prueba 10K es muy bonito», añadió. Hoy harán 17 kilómetros hasta Dumbría por placer, y luego cogerán el avión de vuelta a casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La lluvia desbarató la pedestre de Muxía con numerosas incidencias