La Policía Autonómica vigilará la salida de patata del concello de Muxía

Las trampas colocadas por la Xunta indican que la plaga no se extendió a más sitios


cee / la voz

La Policía Autonómica, «sobre todo na saída do concello de Muxía», va a estar especialmente vigilante de los posibles tránsitos de patata, debido a la declaración que pesa sobre este municipio de zona infectada por la plaga de la polilla guatemalteca. Así lo señaló ayer en comisión en el Parlamento de Galicia la directora xeral de Gandaría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo, donde además dio una larga serie de datos sobre las medidas de control aplicadas tanto en el territorio muxián, como en los ayuntamientos de la denominada zona tampón, en este caso Camariñas, Vimianzo, Cee, Dumbría y Fisterra.

Lo hizo a pregunta del diputado del PP, su mismo partido, Carlos Gómez Salgado, lo que le imprimió a la comparecencia un tono de autoafirmación por «un traballo serio», derivado de que los responsables de la Xunta son los «primeiros interesados na transparencia», lo que ha dado lugar a «uns resultados esperanzadores», como apuntó el propio Salgado, en una intervención que tenía más de explicación que de pregunta.

Más que valorar, pese a que su balance también fue positivo, Do Campo se centró en explicar la secuencia de los hechos, desde que el 18 de marzo un particular dio la voz de alerta y se activó todo el protocolo de analíticas, declaraciones, resoluciones e intervención sobre el terreno, tanto informativa, como administrativa para registrar y ejecutiva para retirar el producto.

La directora xeral dio, sobre todo cifras. La más llamativa la de los 136.098 kilos de patata retirada en el municipio muxián entre el 25 de abril y el 1 de junio y la más tranquilizadora la que se refiere a los datos obtenidos de las trampas. La Xunta desplegó en la zona 96 de estos dispositivos, de los que 68 fueron instalado en Muxía. Se encontraron individuos de polilla guatemalteca, Tecia solanivora, en 18, lo que supone un 26 % del total.

Aunque Medio Rural no detalló si estas capturas se realizaron justo en el entorno de San Martiño de Ozón, donde aparecieron los casos de la plaga o en otros puntos del municipio, los resultados invitan al optimismo, ya que, al menos, apuntan de manera ya más firme a que el insecto no se encuentra extendido por el resto de la comarca.

Preocupaba especialmente, como ayer volvió a reconocer Do Campo, que pudiese llegar a la comarca de Bergantiños, que sí es ya una zona productora de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Pataca de Galicia, donde hay familias que viven directamente de este cultivo, mientras que en el resto de municipios funciona más bien como un complemento de la economía doméstica. La prueba de lo extendido que esté el uso y su implicación social fue la asistencia a las charlas informativas, con las que las que la directora xeral cree que fueron «quen de poder ir tranquilizando á xente», pero, sobre todo, los datos de plantaciones. Solo en Muxía hubo 656 declaraciones de parcelas cultivadas o producto almacenado, mientras que en los municipios de la zona tampón esa cifra se elevó hasta las 1.229.

En cuanto a las indemnizaciones, que se pueden solicitar hasta el 30 se septiembre y que la Xunta promete «axilizar ao máximo», hasta este pasado lunes había registradas 447 peticiones procedentes de particulares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Policía Autonómica vigilará la salida de patata del concello de Muxía