Los productores de Muxía ya tienen patatas para arrancar y muchas dudas

Técnicos de la Xunta dan una charla a las 21.00 horas en el Salón do Voluntariado


cee / la voz

Hay vecinos en San Martiño de Ozón (Muxía), como los que dieron la alerta de la posible presencia de polilla guatemalteca, caso de la familia de Manuel Figueroa, que ya plantaron patatas y, además, por increíble que parezca dadas las muchas semanas consecutivas de lluvia, lucen con muy buen aspecto.

De poco les va a servir, porque a partir de la declaración ayer en el DOG de todo el municipio como zona infectada, tendrán que arrancarlas, aparte de destruir las almacenadas del año pasado, algo que Pedro Lema y su madre, Leonor, en otra de las casas afectadas, ya estaban haciendo ayer con los sacos que les facilitaron desde Medio Rural.

Sus casos -productor particular para autoconsumo- son los absolutamente dominantes en el entorno, aunque hay algún ejemplo, probablemente uno solo en Muxía, que se escapa de la norma: el de la cooperativa Os Corraliños, que se dedica fundamentalmente a la producción de leche ecológica, pero también hace sus pinitos de diversificación con otras actividades.

«Nos puxemos cerca dunha hectárea o ano pasado, por probar, por enredar máis ben. Era con idea de facerlle competencia a Coristanco», bromea Víctor Gómez, uno de los responsables de la explotación, para dar una idea de la escasa entidad de su plantación, comparada con los campos que siembran en Bergantiños. Como a él, a otros muchos particulares, y también profesionales, le asaltan ahora todo tipo de dudas, como, por ejemplo, que se puede hacer y que no en las denominadas zonas tampón, que en este caso se establecen en los ayuntamientos próximos: Camariñas, Dumbría, Vimianzo y Cee. «Tamén temos fincas en Vimianzo así que haberá que ir cara aló», decía ayer Gómez que pretende, aunque no sea él, que alguien de su entorno pueda asistir a la charla informativa de las 21.00 horas en el Salón do Voluntariado, impartida por técnicos de Medio Rural.

La información ahora es la clave, porque la resolución publicada ayer en el DOG, que remite a varios decretos y normativas, deja bastantes lagunas para el que no es un entendido en la materia. Sí aclara, por ejemplo, al estilo de lo que hizo ayer por la mañana en Radio Voz -donde también estuvo el alcalde, Félix Porto- la directora xeral de Gandaría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo, que los agricultores en las denominadas zonas tampón tienen comunicar, «inmediatamente despois da sementeira, todas as parcelas cultivadas con pataca» y los traslados deben hacerse en vehículos cerrados o cubiertos con malla.

Esa falta de información es lo que denuncia, por ejemplo, el alcalde de Vimianzo, uno de los municipios limítrofes con Muxía. Manuel Antelo señala que ayer por la mañana recibió una «chamada de cortesía» de la jefa territorial de la consellería, pero están «esperando que xunta nos propoña unha campaña informativa con máis detalle, porque se trata dun problema importante que nos vai afectar». Reclama, por tanto, presencia sobre el terreno y «maior rigor», porque no considera que se pueda dejar a los responsables locales y a los vecinos solo con lo que puedan transmitir los medios de comunicación. Aunque en Vimianzo no hay plantaciones para la venta, sí que las domésticas son «unha tradición» y parte de la economía familiar.

La detección de polilla de la patata en Muxía desata la alarma en toda la zona

J. v. Lado
;
La detección de polilla de la patata en Muxía desata la alarma en toda la zona La familia que dio la alerta repartió su cosecha entre parientes incluso de Cantabria

La familia que dio la alerta repartió su cosecha entre parientes incluso de Cantabria

«Temos unha filla en Corcubión e, claro, sempre lle levamos patacas. Foi ela quen lle viu uns bichos raros e, como ten unha coñecida que traballa na Extensión Agraria, xa avisou e viñeron no momento. Isto foi no domingo á tarde e o luns xa estaban aquí. A rapaza que veu mandoulle unha foto ao seu xefe e xa lle dixo que ao 99 % era a praga esta», relataba ayer por la tarde Manuel Figueroa, el productor de San Martiño de Ozón (Muxía) cuya familia dio la voz de alarma, lo que ha permitido actuar a la Consellería de Medio Rural y que ayer el DOG publicase la declaración del municipio como zona infectada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los productores de Muxía ya tienen patatas para arrancar y muchas dudas