Quince años de una protesta por el Prestige que unió a 42.000 estudiantes

Marta López CARBALLO / LA VOZ

MUXÍA

JOSE MANUEL CASAL

Escolares llegados de toda Galicia formaron una cadena de 40 kilómetros de Laxe a Muxía

26 ene 2018 . Actualizado a las 14:22 h.

Con el décimo quinto cumpleaños de la catástrofe del Prestige, están también de aniversario otros hitos que fueron sucediendo en meses posteriores: la oleada de solidaridad que bañó la costa, la llegada masiva de voluntarios, el fallecimiento de Man o el grito común que sonaba aquellos días allá donde uno fuese.

Aquel «Nunca Máis!» sonó en salones de plenos, plazas municipales, bares y patios de recreo, pues toda la comunidad educativa se volcó de lleno en la protesta. Los escolares, al ser menores de edad, no podían colaborar en la limpieza, pero sí mostrar su apoyo en manifestaciones colectivas y cadenas humanas. La más espectacular se dio un 23 de enero de 2003 y en ella participaron 42.000 escolares llegados de toda Galicia, que unieron sus manos a lo largo de 40 kilómetros entre Laxe y Muxía.

Semejante unión de chavales requirió una organización al milímetro, y cada centro tenía asignada un área concreta. «Foi espectacular, non nos esperabamos que houbese tal magnitude de xente», recuerda Damián Rey Benlloch, que por aquel entonces tenía quince o dieciséis años y compartió espacio con los más pequeños en el centro de Muxía. «A min tocoume pola zona do porto, pero a outros compañeiros en sitios máis apartados, no monte ou nas praias».