Una accidentada y ruinosa Barca

La romería del 2009 evidenciaba más destrozos que romeros


Carballo / La Voz

Muchos la esperan durante meses; otros, desearían que no se hubiese celebrado. Allá por el 2009 los vándalos hacían de las suyas y la romería da Virxe da Barca dejaba un accidentado balance de desperfectos en mobiliario público.

Columpios, árboles, losas del paseo marítimo, señales de tráfico, asientos de granito... Todo tipo de daños se podían ver en los días posteriores a una romería que acogió a un volumen de gente que osciló entre las 100.000 y 200.000 personas, como recalcaba entonces el alcalde. «Un 90 % dos acampados recolleron ben todo, pero unha pequena porcentaxe non o fixo e cargou de traballo ás brigadas», explicaba Porto entonces. Unas 30 personas tomaron parte en las labores de limpieza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una accidentada y ruinosa Barca