Los muxiáns ya tienen su nueva Barca

El Mercado das Rutas do Mar recupera el espíritu familiar que caracterizaba la romería

.

cee / la voz

Muxía está a reventar. Solo en el área de la playa da Cruz hay más de una docena de caravanas, los peregrinos se cuentan por centenares y los turistas, residentes y vecinos de localidades próximas que asisten al Mercado das Rutas do Mar, hacían ayer a mediodía que resultase incluso complicado caminar por algunas zonas como la calle Real. El éxito de la celebración está resultando rotundo y a poco que preguntes siempre sale una respuesta parecida: «Isto é como a Barca de antes».

Los muxiáns se han implicado de lleno, tanto con los puestos como a la hora de participar en la fiesta, y se respira ese espíritu familiar de la romería de antaño que muchos echan de menos y claman para que vuelva.

Sergio Sambad, del restaurante A de Loló dice que «todo o mundo valora xa máis o Mercado que a propia Barca, que para os muxiáns marcaban o fin de ano, era antes e despois da Barca. Agora estas son as nosas Navidades, a nosa festa». Además, en cuanto a trabajo no se quejan porque la afluencia es más que buena y lo llevan con otra tranquilidad.

Salvador Manrique, que es catalán pero vive en Jaén, acude este año por primera vez junto a su compañero Fran Fernández y la tienda de Dulces Artesanos. «El que viene habitualmente es mi tío, pero no pudo y por eso estamos nosotros. Encontramos mucho más movimiento del que esperábamos, la verdad», señala.

También son primerizos María José Lago y su novio Jesús Casais, de Raposo Cárnicos de Dumbría, que ayer a mediodía aprovechaban un receso para probar sus propios productos. «Ben, moi bo ambiente e xente o sábado houbo moita, así que esperamos que hoxe tamén», explicaba Jesús mientras asaba un chorizo.

Los de casa, como Manuel Andrade y Clemen Vigo, de la taberna O Américo, destacaban que el Mercado «implica a moita xente do pobo, veñen familias e, ao ser en agosto, turistas tamén hai uns poucos como vés. Sen desmerecer nada, pero eu prefiro isto antes que A Barca», afirmaba Manuel mientras vigilaba que Clemen no le sirviese vino de más «porque o bebo [risas]».

Votación
1 votos
Comentarios

Los muxiáns ya tienen su nueva Barca