«Estase traballando, para gañar un soldo e esperar que a cousa mellore algo»


Rafael Castro, que gestiona con su hermano y tres empleados el aserradero de su familia en Muxía, recuerda que la caída de la construcción fue un golpe muy duro «porque detrás foi todo». Sin embargo, en Muxía, salvo los que se jubilaron, el resto fueron aguantando y ahora «estase vendendo bastante ben, incluso con máis xeito que no 2006-2007, porque aquilo era unha tolemia. Estase traballando para gañar un soldo e esperar que a cousa mellore algo no futuro», detalla este pequeño empresario, que coincide con sus colegas de profesión en que los precios son muy bajos y, por tanto, tampoco a los propietarios de los montes se puede pagar bien su producto.

En su caso lo que más trabajan es despiece de palé que «vai case todo, sobre un 75 % do que facemos para o sur de España: a zona de Levante, Andalucía,... porque alí é onde máis gastan polo tema das exportacións, a froita e todo iso», explica Castro, que es relativamente optimista sobre el futuro del sector, más que nada porque vienen de años muy malos y la situación actual es vista por todos como un alivio que invita a confiar en lo que vendrá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«Estase traballando, para gañar un soldo e esperar que a cousa mellore algo»