Maderistas y concellos chocan por los daños a las pistas forestales

Los alcaldes tienen problemas reales y los profesionales piden rigor para que pague quien de verdad destroza los caminos


Cee / La Voz

El problema no es nuevo pero está de actualidad, por lo sucedido la semana pasada en Muxía y porque un repunte en el valor de la madera ha multiplicado las talas en buena parte de la Costa da Morte. La situación genera tantos conflictos que os objeto recurrente de debate cada vez que se juntan dos o más alcaldes, porque prácticamente todos los de la zona tienen una superficie forestal amplia y los desperfectos en las vías de comunicación por la maquinaria están también a la orden del día en todos los lugares.

En Muxía la asociación de vecinos Monte da Urxeira de Merexo, después de reunir a sus socios, ha registrado una carta en el Concello para que se tomen medidas y que no vuelva a suceder lo de la semana pasada. Detallan que en la pista que une Vilar de Sobremonte con Merexo, las roderas de las máquinas forestales, además de dejar intransitable el Camino, llenaron de barro su depósito del agua. Tuvieron que vaciarlo, limpiarlo y, por tanto, cortar el suministro.

Desde el Concello ya han tomado cartas en el asunto y, como explica el policía local Manel Blanco, interpusieron una denuncia administrativa que, en caso de que la empresa responsable no repare los daños podría adquirir incluso tipología penal.

Blanco dice que durante muchos meses, porque realmente tenían un problema grave, estuvieron encima de los maderistas, advirtiéndoles y controlando que cumpliesen las normas, pero «tampouco das chegado a todos os lados». De hecho, incluso el Ayuntamiento, para ahorrarles costes, permite que la fianza, en vez de con un depósito que genera cargas bancarias, se haga directamente con un ingreso en la cuenta del Concello.

Sin embargo, la problemática no es ni mucho menos específica de Muxía. La teniente de alcalde de Dumbría, María Agulleiro, explica que han tenido que llamarle la atención a profesionales en Olveira, O Carboal, Vilar do Paraíso y hace solo unas semanas en Regoelle, donde acaban de reparar una pista y se la toparon, llena de ramas y prácticamente inutilizada. Incluso el camión de cargar la madera impedía el tránsito de los vecinos sin señalización alguna, con lo que muchos tenían que darse la vuelta llegados al punto.

Un maderista soneirán de los principales de la comarca, que pidió la reserva de su identidad, reconoce que la situación es verdaderamente complicada y que hay «auténticos piratas», pero incide en que los concellos deberían llevar un mayor control, para que verdaderamente pague quien causa los daños y que no se extienda la duda sobre todo el sector. De hecho, cita un caso reciente en la propia comarca, donde para meter su camión tuvo que mandar una pala y remolques de piedras para arreglar previamente la pista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Maderistas y concellos chocan por los daños a las pistas forestales