«Al mar no se entra a demostrar nada»

El deportista graba en la Costa da Morte un programa para «Al filo de lo imposible»


carballo / la voz

El mar que abraza el Panchorro -isla Pancha, en Ribadeo- fue hace ya diez años la puerta de entrada en Galicia de Axi Muniain (Zarautz, 1982) en busca de las olas gigantes a las que ha consagrado parte de su vida sobre las tablas. En sus planes estaba entonces mirar más al norte y dirigirse hacia Irlanda, pero no tardó en cambiar de idea: «Eso suponía muchos gastos ya que había que desplazar toda la logística, así que comencé a centrar mi punto de mira en la Costa da Morte porque tiene muchos recovecos, muchos entrantes y salientes, agujas graníticas, y ofrece un sinfín de variables: puedes jugar con zonas más protegidas o más expuestas, con diferentes orientaciones... Eso le da una diversidad a la costa da gallega que la hace especialmente rica como no hay otro lugar en toda la Península ni en muchos otros países de Europa».

Esta declaración de amor proferida ayer por Muniain desde las costas de Muxía explica por qué ha optado por incluir esta tierra en el capítulo con el que el veterano programa televisivo Al filo de lo imposible repasará su trayectoria sobre las olas y su búsqueda de esos gigantes de agua.

Zarautz, localidad natal y sede de la escuela de surf de Muniain, fue hace solo unos días el punto de partida de un periplo que concluirá el lunes frente a las míticas olas de la localidad portuguesa de Nazaré. Entremedias, el deportista vasco rememora algunas de las olas que ha grabado y documentado durante los últimos diez años en la Costa da Morte para alternar esas imágenes con nuevo material. Cuenta Muniain que desde hace un par de años tenía en mente un proyecto sobre la comarca, «un documental que no solo fuera acción de surf, sino que fuese mi contrapartida a las sensaciones y a lo que me ha aportado la tierra gallega y que contribuyese al fomento y la promoción de la costa y del turismo». Ahora, la propuesta de Al filo le permitirá cumplir en parte ese deseo.

De Lira a Corme

Con Pablo Canosa, presidente de APTCM, ejerciendo de anfitrión de esta visita puesto que la entidad colabora en el proyecto, Muniain comenzó el recorrido el viernes en Lira y Vilán, donde el equipo fue recibido por la farera Cristina Fernández, que les abrió las puertas del emblemático edificio para disfrutar de sus magníficas vistas y grabar desde allí su ya famosa puesta de sol. Ayer fue el turno del litoral muxián, donde Muniain surfeó por partida doble: frente al cabo Touriñán y en Nemiña.

Hoy completarán el recorrido por la Costa da Morte entre Laxe y Corme en busca de una ola que Muniain ya conoce bien, la de A Tremosa, en los bajos de la segunda localidad. «A la que rompe a la izquierda le llamamos Eli, en honor a mi chavala por tantos años de trabajo y de apoyo. Tiene aspecto de Teahupo?o, la famosa ola tahitiana», explica el surfista recordando de nuevo el origen de su pasión por las aguas gallegas. «Nadie se imaginaba que hubiese este potencial en nuestras costas, pero yo estaba convencido de que si en algún lugar lo podía haber por la composición de la costa, las agujas... era aquí. Todos los ingredientes se encontraban en Galicia».

Frente a las olas

Tras haber recorrido medio mundo en busca de olas gigantes, Muniain tiene claro cómo hay que enfrentarse a esas imponentes moles de agua: «Con miedo no se puede entrar en el mar. Tienes que tenerlo todo muy claro; tener una capacidad de autocontrol extraordinaria, y bien definido donde están tus límites. Yo siempre suelo decir que al mar no se entra a demostrar nada, al mar tienes que entrar con total humildad y respeto y sabiendo que es lo que haces y que riesgos reales están afrontando», detalla.

En esa preparación juega un papel crucial también el equipo que lo acompaña. «Hace falta una buena coordinación logística y de rescate, no es algo tan sencillo como tirarse al mar y venga a coger olas porque cuando las cosas se tuercen hace falta un equipo que responda».

Todo esto se podrá ver también en el programa de Al filo de lo imposible, aunque para ello habrá que esperar a finales del mes de octubre o comienzos de noviembre. Mientras tanto, Axi Muniain seguirá disfrutando de las olas y respondiendo a «la llamada de la marea».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Al mar no se entra a demostrar nada»