La Pedra de Abalar sigue sin solución definitiva a los dos años de romperse

El 6 de enero del 2014, días después de quemarse el templo, los muxiáns recibían otro golpe


Carballo / La Voz

Después del fuego, llegó el mar. El 6 de enero del 2014, un día como hoy y aún con la herida abierta por el incendio que había destrozado el santuario de la Virxe da Barca jornadas antes, los muxiáns tuvieron que encajar otro golpe: un fuerte temporal dañaba el entorno del templo. El principal destrozo, por su significado, fue el arrastre y rotura de la Pedra de Abalar, valor identitario de Muxía que terminaría por separarse en dos partes poco tiempo más tarde. Desde que se tiene registro, había sufrido fracturas en 1978, 1987, 1997 y 1998. Dos años después de aquel día de Reyes, se han hecho grandes avances con respecto a la Pedra de Abalar, pero la solución definitiva aún no ha llegado. Fue a principios de agosto de este 2015 cuando concluyeron los trabajos de la empresa Terra-Arqueos, coordinados por el arqueólogo Miguel Ángel López Marcos. Habían devuelto a su sitio, casi a pulso, la roca matriz, de ochenta toneladas. Mientras, el fragmento pequeño desgajado, de 3,6 toneladas, se llevó provisionalmente al atrio, donde se pensó en instalarle un cartel explicando su historia, a la espera de futuras actuaciones. Al hacer la prueba, se comprobó que la Pedra abalaba poco, no como antaño o como se recordaba. En septiembre, la Consellería de Cultura comprometió todos los medios para devolverle el movimiento del que toma nombre la mole, pero desde entonces no hubo novedades. «Estes días xa nada, pero eu chamei un montón de veces, quedaron en decirme algo e seguimos esperando», comentaba ayer el alcalde, Félix Porto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Pedra de Abalar sigue sin solución definitiva a los dos años de romperse