Un cisne surfista en la playa de Seaia, en Malpica

Melissa Rodríguez
Melissa R. S. CARBALLO / LA VOZ

MALPICA DE BERGANTIÑOS

Jonathan Vázquez

Protagonizó la anécdota de un día de sol y olas en el arenal

08 feb 2024 . Actualizado a las 21:37 h.

Usuarios de la playa de Seaia, en Malpica, se quedaron boquiabiertos al mediodía de ayer, martes, al avistar un cisne cogiendo olas. Y es que no es habitual ver a estas aves en aguas saladas, y mucho menos, en esta escena.

El malpicán Jonathan Vázquez no solo vivió el momento, sino que lo inmortalizó con su móvil. La grabación resulta, cuanto menos, curiosa. El animal tomó una ola, perfectamente, que lo llevó a la orilla. Pero no fue la única: «Estivo remando un par delas para collelas ata que o logrou. Pero aínda despois volveu de novo para o mar», describe el autor de las imágenes, que además es surfista y fabrica tablas de surf en Malpica con su marca Swell Surf Boards.

 «Estaba cun amigo paseando os cans e flipamos. Farteime a rir, non daba crédito, aínda que ao mesmo tempo pensei que podía estar ferido», relata Vázquez. Subió el vídeo a las redes sociales y las reacciones no tardaron en sucederse. De hecho, una chica, cuenta, llegó a contactar con el Centro de Recuperación de Fauna de Oleiros para alertar de la situación, aunque desde allí, según apunta, le trasladaron tranquilidad, de no haber heridas, y todo parece indicar que el cisne se encontraba en perfecto estado. «Estaba de Erasmus», bromea el joven.

El ornitólogo coruñés Luis Rabuñal, muy vinculado a la Costa da Morte, lo describió por su pico de color anaranjado y su mancha negra en la base del mismo como un cisne vulgar, de procedencia «doméstica», aunque vive en libertad, según explicó. «Normal non é que apareza nunha praia, pero pode pasar», avanzó. «Con toda probabilidade é unha ave que escapou, mesmo da Ría do Burgo ou dalgún parque. Non fan migracións, pero de cando en vez voan. Teñen un voo moi potente e poderoso pese ao seu peso. É unha especie que pode chegar ata os 15 quilos», detalla. En una ocasión, «hai un par de anos», Rabuñal observó por estas mismas fechas a dos cisnes vulgares en el mar del arenal coruñés de Riazor.

Estas aves, típicas de aguas dulces, se alimentan, principalmente, a base de plantas que cogen del fondo o la ribera de ríos, lagos o lagunas. También pueden comer invertebrados, anota el experto.