Santo Hadrián de Malpica obra un nuevo milagro

CRÓNICA | Del intento de prohibir la fiesta se ha pasado a un programa de dos jornadas


Carballo / La Voz

El de las serpientes parece un milagro menor ante el que acaba de obrar el Santo Hadrián, que no solo ha restituido la romería que lleva su nombre en Malpica sino que ha sido capaz de conseguir la «máxima colaboración coa igrexa», por parte del Concello y, de propina, que un acto municipal del solsticio de verano le haga de telonero.

Urge cambiar pues la hagiografía porque liberar a la comarca de la plaga de reptiles se antoja, visto lo visto, solo una preparación para la auténtica heroicidad que supone pasar de la nada al todo con entusiasmo y en solo unos días.

Arranca la historia el 10 de junio, cuando el concejal de Seguridad, Alfredo Cañizo, envía a la Guardia Civil y a la subdelegación del Gobierno cartas solicitando que impidan la celebración de las misas del Santo Hadrián por temor a los contagios por el coronavirus. El edil es tajante: «Voy a impedir que se celebre por todos los medios de que sea capaz». Apenas diez días más tarde, el mismo munícipe hace pública una nota en la que dice que «os actos litúrxicos vanse celebrar con toda normalidade» y serán en la capilla.

Para terminar de redondear el caso, el Concello, que acusaba al cura de «incitar a asistencia a romaría», «convida á veciñanza a ser testemuña de excepción dun fenómeno único: o solsticio de verán desde a punta de Santo Hadrián», que, por otra parte, ocurre todos los años sin que antes se hubiera destacado como un «acontecemento excepcional en Galicia».

Horario concreto

Así, el Santo Hadrián no solo ha conseguido que el Concello permita la romería que atraerá a los fieles a su capilla el domingo sino que, con entusiasmo, los haga subir el día anterior en un horario más concreto que el de las misas, que serán un total de seis. Para contemplar los «fitos marabillosos para a vista» habrá que estar a las 6.55 y a las 22.19 horas en la punta.

Pero la auténtica capacidad taumatúrgica del Santo Hadrián queda probada por el cambio experimentado en el Ayuntamiento, que una semana antes estaba dispuesto a dejarlo más solo que la una el día de su romería y ahora reconoce «as dúbidas suscitadas» y la «incertudume que provoca a súa celebración», algo lógico cuando el concejal de Seguridad y Policía Local asegura que la fiesta no se celebrará.

Ahora sí que la habrá. Lo permitió la subdelegación del Gobierno y lo ha aceptado el ejecutivo local. Anuncian que habra controles de aforo en distintos puntos del camino y que no se permitirá que suban coches. Para llegar a la capilla será necesario caminar, eso sí, habrá una ambulancia por si ocurriera algo. No se instalará ningún puesto de venta y «os actos relixiosos serán o máis breves posibles», con lo que los curas no podrán entretenerse en los oficios que habrá a las 9, las 10, las 11, las 12 y las 13 horas ni tampoco en la de las 18.00 horas.

Para paliar el peligro que supone el covid-19 ofrecerán desde el Concello gel hidroalcohólico y habrá medidas de distanciamiento social, pero no cita las mascarillas, obligatorias cuando no se puede mantener una distancia de más de 1,5 metros. Se ocuparán de todo ello agentes de la Guardia Civil y Policía Local, además de voluntarios de Protección Civil.

Lo que no se especifica es si las medidas rigen también para el solsticio o si únicamente tienen que ver con la romería, Lo que está claro es que procesión no habrá y que el Santo Hadrián sí subirá en coche. Para algo es el patrón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Santo Hadrián de Malpica obra un nuevo milagro