carballo / la voz

Malpica siempre vive el Día da Bicicleta con mucha ilusión. Salían de misa en Leiloio y en el entorno de la iglesia ya estaban los cicloturistas prestos para el recorrido. Eran más de 200. El alcalde, Walter Pardo, dio la salida, pero antes tuvieron que hincharle la rueda trasera de su vehículo porque estaba baja. Comenzó la marcha entre maizales verdes, algunas mujeres ya de edad riendo divertidas el paso de la comitiva y alguna pareja desayunando al aire libre a la puerta de su vivienda bien restaurada.

Ante la iglesia de Cambre hubo que hacer una parada para reagrupar. Fue también el recorrido de las iglesias. Luego, el pelotón también pasaría ante la de San Tirso. Pronto aparecería la chimenea de Cerámicas El Progreso, a la izquierda, y el castro de A Croa, a la derecha.

En Pasacondía hubo que tomar hacia Cerqueda. A la izquierda queda una plantación de chopos, cerrada con un portal ornamental. Más adelante, una plantación de castaños también tiene un cierre curioso. En el dolmen Pedra da Arca esperaría el avituallamiento. Los participantes se hidrataron y tomaron pan de huevo de Forno Novo. Fue una parada relajada presidida por el buen humor y la complicidad de niños y mayores.

En la Cancela das Areas hubo un nuevo reagrupamiento y uno podía percatarse allí del tamaño del pelotón. Es un buen grupo. En Seaia, la comitiva pasa ante un peto de ánimas y la ermita de Fátima antes de dirigirse hacia al paseo marítimo, donde se vivía un gran ambiente. La serpiente roja, por las camisetas repartidas ayer, entró así en el centro del pueblo entre una multitud.

Los premios. Ayer se repartieron camisetas rojas a los participantes. Además, se sortearon dos bicicletas. Una de Carrefour, y que correspondió a Mateo Negreira Raceo, de A Coruña, y la otra, de La Voz de Galicia, fue para José Antonio Pazos Varela. Se las entregaron el alcalde, Walter Pardo; Fernando Couto, de Asfeco, y Dora Pombo, de Autocares P. Pombo. 

La más joven. La participante más joven en la marcha de ayer fue Celia Eiroa Vila, nacida en agosto del 2018. La llevó su padre en el carrito de la bici.

El más veterano. Fue Arturo Loureiro Garrido, de 75 años. Hubo un recuerdo para Antonio Haz, Robusto, que este año no acudió por estar enfermo.

Clásicos. Entre los clásicos en los Días da Bici están los miembros del Club Media Ducia. Ayer tampoco faltaron. También había dos integrantes del Club Carballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las bicicletas son para Malpica