César Garrido: «Unha nasa arrastroume ao fondo, se non é polos compañeiros non o conto»

Personas con historia | «Cando abrín os ollos e me vin rodeado de algas dixen: 'Aquí quedo'. Tiña 17 anos e pasei moitísimo medo», cuenta el jovencísimo César, de veinte años y marinero desde los 16


Carballo / La Voz

A los doce años, mientras se bañaba en el puerto de Malpica, ya le decía al que hoy en día es su patrón: «Villar, algún día irei contigo no barco!». Y así fue. De los diez años que Jesús Manuel Villar Blanco lleva como patrón, cinco los ha compartido con el jovencísimo César Garrido (Malpica, 1998), y a estas alturas es ya su mano derecha. «Entendémonos moi ben os dous. Somos moi nerviosos e sacamos adiante o traballo que terían que facer tres ou catro homes», dice el joven.

César fue siempre un alma de mar. Si bien a los 16 se enroló en su primera embarcación, con «12 ou 13 anos» ya andaba por el puerto «facendo algún cartiño largando nasas ou aparello», aunque a su madre no le hiciese demasiada gracia que su hijo tuviese esa perspectiva de futuro. «Ao principio non me querían deixar. Meu pai é tamén mariñeiro -de anzol, non de nasa- e houbo uns meses que coincidimos xuntos. Miña nai toleaba, porque claro, podía pasarnos algo aos dous xuntos», relata César.

Dicen que los marineros miran de frente y sin miedo a la muerte, pero a los 17, cuando este joven malpicán tuvo su primera experiencia cercana a ella, pasó auténtico terror. «Enganchoume unha nasa e arrastroume ao fondo. Houben de morrer afogado. Cando abrín os ollos e me vin rodeado de algas pensei: “Aquí quedo”. Grazas aos meus compañeiros, que tiraron por min e me sacaron. Grazas a eles estou vivo. Pasei moitísimo medo e ao principio non dixen nada na casa, pero cando miña nai o soubo quedou branca: perder ao fillo con dezasete anos...», cuenta.

Un despiste, una mala racha de viento, una ola que sacude la embarcación... «Sempre pode pasar algo». Hace unos meses una nasa -que pesa, de media, entre 10 y 12 kilos- se soltó del halador «e rebentou unha fiestra, varios focos e parte da ponte. Non rebentou a miña cabeza porque Deus non quixo, porque senón non o contaba. Á velocidade á que ía esa nasa era mortal», narra.

No hace mucho se vieron con el agua hasta las rodillas y con el Villar Blanco hundiéndose en el mar. Por suerte, consiguieron salir. En otra ocasión vararon en las rocas y tuvieron que acercarse hasta el puerto a por la auxiliar para recoger las nasas. «Non obstante, eu non teño medo de ir ao mar, non co patrón que teño. Sempre que estea el na ponte dáme tranquilidade», asegura. Y no es para menos, pues Villar (así le llaman coloquialmente) lleva treinta años en el mar: «Estou aprendendo todo o que podo del, para algún día mandar eu no Villar Blanco».

Y la relación entre ambos, afirma, va mucho más allá «das quince horas que pasamos no mar», pues en los fines de semana se van de copas juntos y comparten comilonas. «É coma un pai».

«Cando morreu o patrón do Silvosa quería marchar correndo do barco para alí. Comecei precisamente no seu barc0»

Con José Ángel Sanjurjo, patrón del Silvosa, comenzó César su andadura en el mar. Una persona muy cercana a él desde niño, pues fue el padrino en la boda de sus padres. «Cando soubemos que afundira -e ademais alí, na porta da casa- estabamos no mar. Quixen marchar correndo. Berráballe a Villar, que xa tiña bágoas nos ollos. Non o criamos. Só con que a porta fose máis ancha melloraríase moito a seguridade nesa zona, pero a ninguén parece preocuparlle. Ao Silvosa xa lle pasara algo parecido outras dúas veces, pero á terceira foi a definitiva».

Junto a él y a su patrón, en el Villar Blanco hay otros dos marineros enrolados: otro de Malpica y uno de Senegal. «Hai moita xente de fóra que vai ao mar aquí. Os mozos de aquí non queren ir, porque é un traballo moi físico e hai que estar moi preparado psicoloxicamente. O patrón sempre di que o ritmo do Villar Blanco é un ritmo de masters, e ten razón. Despois está o risco que corres, pois un mínimo erro e o golpe dunha nasa pode deixarte no sitio», relata César.

En cada maratoniana jornada trabajan con seiscientas nasas y las vuelven a largar al mar. «Son miles de quilos ás túas costas. A min, de feito, nunha ocasión deume moi forte nas costas e tiven que arrastrarme coxeando ao centro de saúde. Pero nada, puxéronme unha inxección e de volta para o mar. Había moi mal tempo e as nasas non podían quedar na baixura, había que recollelas».

Que no sea por sacrificio y por horas. Le gustaría embarcarse algunos meses en altura, aunque «só para probar a experiencia e para seguir aprendendo, porque o meu é isto que fago agora. E cando che gusta algo, cando te apaixona, non podes deixar que nada te free», reflexiona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

César Garrido: «Unha nasa arrastroume ao fondo, se non é polos compañeiros non o conto»