Se buscan camareros


Es llegar el buen tiempo y empezar a faltar camareros, como si estos profesionales fueran aves migratorias en busca de mejores salarios allí donde hay más necesidad de servicios para los turistas. Y ayudantes de cocina y camareras de piso y socorristas... Hay todo un abanico de oficios en los que la temporalidad lo es todo, como los que recolectan las patatas que después se venderán en las grandes superficies.

Y no hay. Ni camareros ni ayudantes de cocina ni socorristas porque nadie puede vivir doce meses con un trabajo de tres, por bien que lo paguen.

La estacionalidad es un drama que ayuda a sobrevivir, pero que no crea tejido social ni empresarial. Es llegar el verano y encontrarse con Laxe, Malpica o Corcubión a tope de gente cuyas necesidades hay que cubrir, tanto a nivel hostelero como sanitario.

¿Qué ocurre cuando se van los turistas y los empleados ya no son necesarios? Es evidente que la gente no se esfuma o deja de tener gastos, por lo que de algo tienen que vivir y, si son camareros, dónde encontrarán trabajo. Está claro que no se trata de un oficio con demasiado futuro y que los puestos estables son muy limitados, por lo que las necesidades estivales se cubren poco y mal.

La desestacionalización es una necesidad, pero supone un trabajo duro y muy a largo plazo. ¿Para qué ir a Malpica en febrero? ¿De qué se puede disfrutar en Corcubión cuando las noches son más largas que los días? ¿Qué se nos ha perdido en Fisterra antes de la Semana Santa? El asunto tiene mal arreglo porque para conseguir que un lugar sea atractivo fuera de temporada hay que echarle mucha imaginación y ganas.

¿Hace falta que luzca el sol para ver dólmenes? ¿Para degustar una buena lubina es imprescindible que no llueva? ¿Es octubre un mes malo para el surf? ¿Debe parar el viento para disfrutar de aguas termales? ¿Se puede bucear junto a la flota hundida de Padilla con apenas 17 grados fuera del agua?

Ahora viene el verano y nos faltan camareros y socorristas y camareras de piso... Dentro de unos meses nos sobrarán. Para que los trabajadores no sobren hay que buscar otro medio de vida, uno que sea sostenible a lo largo de todo el año y si la gran industria sigue siendo esquiva habrá que facilitar la creación de empresas pequeñas y medianas; la prestación de servicios para todos y la producción de alimentos, algo que en la Costa da Morte debería ser el sector fundamental. Uno va a los restaurantes en vacaciones o los fines de semana, pero como todo el año y necesita determinados servicios al margen de la estación. Más que camareros, hacen falta, agricultores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Se buscan camareros