La muerte de una gata enfrenta a vecinos en Malpica

Un francotirador le disparó en la cabeza con una escopeta de balines y desde larga distancia

Laura cuida y da de comer a varios gatos
Laura cuida y da de comer a varios gatos

Carballo / La Voz

No tenía nombre y su cuerpo acabó en la basura, pero su muerte ha provocado que la Guardia Civil haya tomado cartas en el asunto. Primero porque cuando la gata apareció muerta con un balinazo en la cabeza, los que cuidan la colonia del barrio malpicán de As Neves llamaron a los cuerpos de seguridad y apareció una patrulla de Ponteceso. «Miraron coa cousa de luz do móbil e dixeron que o sangue viña desde a porta do veciño ata a nosa cerca», dice Laura, que al día siguiente fue con su marido y otros familiares con los que vive al puesto de Malpica, pero no llegó a poner denuncia.

Le toco a la gata gris, pero podía haber sido cualquier otro de los gatos que han encontrado en la zona un lugar en el que vivir. El problema es que los vecinos de la zona tienen pequeños huertos urbanos y los felinos estropean los pimientos, las cebolletas o las lechugas. Así se han formado dos bandos enfrentados. El de quienes alimentan a los gatos y temen que acaben todos muertos, y el de la huerta, que niega el disparo, que se realizó desde larga distancia.

El miedo de Laura parece estar justificado porque desde algún piso alto hay vecinos que aseguran haber visto asomar emboscado el cañón de un rifle e incluso han visto ejercicios de tiro.

La gata murió el lunes por la tarde y sobre las ocho, cuando los que la cuidaban la encontraron, se montó un guirigay de acusaciones mutuas, a grito pelado, pero nada se pudo probar. Ahora, la seguridad del barrio se basa en la habilidad del francotirador o en que haya depuesto las armas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La muerte de una gata enfrenta a vecinos en Malpica