Los coches se convierten de nuevo en objeto de deseo de la delincuencia

Más de medio de sustracciones fueron perpetradas en la zona en los últimos meses, de forma especial en Zas, O Ézaro, Baio, Malpica y Carballo


Carballo / La Voz

Alberto Rodríguez Bardanca, un joven marinero de Malpica, denunció el 31 de enero graves destrozos, valorados en unos 1.500 euros, en su vehículo, un Opel Corsa, que había estacionado en la dársena malpicana. A Cristian Rivera le pasó prácticamente lo mismo con su turismo, aparcado en la rúa Otero Pedrayo carballesa. El pasado viernes, día 1, le sustrajeron una rueda. Y a Azahara Seoane casi le llevan otra a plena luz del día en su turismo, que había estacionado en la zona de O San Martiño.

Además de los actos vandálicos, la actividad delictiva con los coches como protagonistas y principales reclamos ha ido en aumento en los últimos meses.

Más de medio centenar de turismos fueron objetivos de los amigos de lo ajeno, con un balance de cuatro detenidos por las fuerzas de seguridad: un vecino de Malpica, dos residentes en Coristanco y un cuarto, con domicilio en Santa Comba. La Guardia Civil los relaciona con sustracciones denunciadas por los afectados, en al menos a 47 utilitarios, en Malpica, O Ézaro, Zas y Baio. Aunque también hubo actuaciones similares en zonas próximas a las playas, como Razo o Caión. Hace un par de semanas reventaron una ventanilla trasera derecha de un Audi Q5 de color blanco, del que fueron sustraídas numerosas pertenencias y cuyo propietario denunció en la Guardia Civil.

El pasado día 31 de enero, un vehículo quedó completamente calcinado como consecuencia de un incendio. El aviso se había producido sobre las diez y cuarto de la noche. El turismo, un Ford Fiesta, se encontraba junto al vial que enlaza la DP-1914 con el lugar de A Brea, en la salida de Carballo y en dirección al centro Aspaber. Cuando los equipos de emergencias llegaron al lugar, el vehículo estaba ya prácticamente calcinado por las llamas. Los bomberos procedieron a la extinción, para lo cual fueron precisos 800 litros de agua. También acudieron al aviso varias patrullas de la Policía Local y Guardia Civil.

Agentes de la Policía Judicial de Carballo iniciaron una investigación ya que las primeras hipótesis apuntaban a que el fuego había sido intencionado. Sin embargo, fue la propietaria del turismo la que un día después del siniestro presentó una denuncia ante la Guardia Civil de Carballo. Ahora queda por determinar si este coche fue utilizado en algún otro hecho delictivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los coches se convierten de nuevo en objeto de deseo de la delincuencia