Sepultado en Tella, Ponteceso, el fundador del ya desaparecido restaurante Pastoriza de Malpica

Además, ayer también se enterró la que fue dueña de la Panadería Maruja de Carballo


Carballo / La Voz

Perfecto Soutullo Figueiras, de 85 años de edad, fue enterrado el viernes en el cementerio parroquial de San Eleuterio de Tella, en Ponteceso. Fue el fundador del ya desaparecido restaurante Pastoriza de Malpica, junto a su esposa Carmen Andrade Ures, que murió a finales de mayo pasado a los 82 años de edad.

Ambos formaban una pareja muy conocida en Malpica, sobre todo en el gremio de la hostelería. El establecimiento que ambos regentaban lleva ya años cerrado, pero la saga hostelera continúa.

Su hija mayor, Rosa María Soutullo Andrade, abrió hace algunos años el restaurante Casa Rosa, en la rúa Emilio González López, que actualmente está cerrado de forma temporal por razones de salud. Además, su nieta Jessica Rama lleva el bar Paula en Pazos, en el municipio Ponteceso.

Carmen Andrade Ures también fue enterrada en Tella, donde la familia tiene un panteón. Los actos funerarios se celebraron el viernes y la familia puso un servicio de autobuses para que se pudieran desplazar desde Malpica, donde eran muy conocidos, las personas que quisieran asistir.

Enterrada ayer la que fue dueña de Panadería Maruja

María Pilar Reyes Pensado, de 75 años, murió el viernes y fue enterrada ayer en el cementerio parroquial de Carballo. Fue la propietaria de la Panadería Maruja, en un tramo de la calle Vázquez de Parga que siempre ha estado ocupado por tahonas. Tenía al lado la de Jaime Eirín, que ahora está ocupada por el Forno Novo de Malpica.

Era su esposo, José Antonio Rodríguez García el panadero. Abrieron el establecimiento cuando construyeron el edificio del número 37 de la Vázquez de Parga. Antes hubo allí una peluquería y un zapatero, dos establecimientos muy populares.

El matrimonio tuvo una hija y José Antonio enfermó bastante joven y terminó falleciendo. María Pilar se hizo cargo del negocio, pero lo cerró un tiempo después.

De esa panadería tenían mucha fama las empanadas y también los panes de huevo y los bizcochos, sobre todo el de maíz. Cuando abandonó la profesión, María Pilar alquiló los locales. Uno de ellos está vacío y en el otro hay una barbería, quizá en recuerdo de la de Fernando y Enrique, que estaba en el mismo emplazamiento.

El funeral y entierro se celebraron a primeras horas de la tarde de ayer en Carballo.

Josefa López vivió hasta los 100 años y sobrevivió a un hijo y a un yerno

En la tarde de ayer fue enterrada en el cementerio de Santa María de Noicela Josefa López García, que llegó a cumplir 100 años. La mujer estuvo casada con José María Casás Freijeiro, con quien tuvo tres hijos. La señora, que tenía ya un tataranieto, sobrevivió a uno de sus hijos y a su yerno. Formó una amplia familia en la que había siete bisnietos y seis nietos.

El funeral se celebró el viernes por la mañana en la iglesia parroquial de Noicela. Asistieron la mayor parte de los miembros de su extensa familia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sepultado en Tella, Ponteceso, el fundador del ya desaparecido restaurante Pastoriza de Malpica