Las heladas desabastecen la plaza

Los percebes cuestan ahora menos de la mitad de lo que cotizaban a finales de diciembre e incluso son mejores


Carballo / la voz

Máximo Lema, de Borneiro, tenía ayer más de la mitad de su puesto vacío y en la zona que ocupan los vendedores de patatas y verduras había menos de la mitad de agricultores de lo que es habitual. «Non hai mercancía», dice Josefa, de Sísamo. Frente a ella hay cuatro cajas de patatas, pero dos están ya en un carrito. «Cando baixei do coche xa estaban agardando por min», explica. En un pispás se le fue ayer el tiempo de feria a esta carballesa. Las patatas van a 1 euro, el doble de lo que se estila en estas fechas, pero la escasez y la demanda se han confabulado para que se mantengan cotizaciones récord. No es que no hayan ido más caras, pero nunca habían mantenido un precio tan elevado durante tanto tiempo.

Solo en las fincas de la costa, más templadas, ha comenzado la plantación para la cosecha temprana. En el interior no hay ninguna prisa y en frío es beneficioso porque mantiene a raya las plagas. Además, hace que las patatas almacenadas se guarden en mejores condiciones y permite controlar el mercado, que sufre cierto desabastecimiento.

También a causa del frío el precio de los huevos de casa estuvo por las nubes, a 4 euros la docena. Las gallinas apenas ponen y algunos casi vendían por anticipado. De hecho, se hacían reservas a algunas vendedoras.

Los grelos, cuya temporada está comenzando, son de calidad a causa del frío, todo lo contrario que el repollo, reventado por el hielo y el brócoli, cuyo crecimiento se ha ralentizado. Nabizas y xenos rondaban el 1,5 por manojo, en tanto que los demandados grelos llegaban a los dos.

En las pescaderías, el final de la campaña de Navidad ha dado un vuelco a los precios. Lo más llamativo eran los percebes, de Malpica, y a 60 euros. Nada caros si se tiene en cuenta que otros más pequeños se vendieron por más del doble para la cena de Nochebuena.

La cuesta de enero también ha hecho mella en los pescados finos. La lubina se podía adquirir por 18, 20 o 22 euros, en tanto que el lenguado bajó hasta los 30. La merluza del pincho, de pequeño tamaño, rondaba los 10 euros. No hay, sin embargo tregua para el pulpo. Ayer seguían a 14 euros los ejemplares de tamaño mediano. Por contra, se disparó el precio del chincho, entre 6 y 7 euros. El abadejo cotizó a 10 euros, en tanto que la xouba, de fuera de Galicia, superaba los 7.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las heladas desabastecen la plaza