Diecinueve años sin respuestas

El malpicán Jorge Luis Andrés desapareció en un pesquero en 1999. Sus padres aún se preguntan qué pasó


carballo / la voz

En el homenaje a las personas desaparecidas en el mar, celebrado en Razo el sábado, participaron los padres de Jorge Luis Andrés Rodríguez. Era de Aviño (Cambre, Malpica), y tenía 23 años cuando desapareció a bordo de un pesquero, el arrastrero Hermanos Lijó, el 16 de agosto de 1999. Acaba de cumplirse el décimo noveno aniversario del suceso.

Pasa el tiempo, pero no la angustia, ni la ansiedad por desconocer aún (seguramente, ya para siempre) qué pasó realmente aquella noche, porque fue de madrugada cuando ocurrió todo. Por eso los padres vivieron con mucha emotividad la ofrenda floral a los náufragos, organizada por Protección Civil y dirigida por un sacerdote. Volvieron los recuerdos.

El padre, Ramiro, los recuperaba ayer. Su hijo era marinero en el barco que, construido en Ferrol en 1987, tenía su base en A Coruña, aunque sus armadores fueron de Ribeira. Había salido a faenar desde A Coruña. Sobre las 12 de la noche estaban trabajando cerca de la Torre. Después, se fueron a descansar y a las 3.00 lo llamaron para trabajar de nuevo. Pero ya no estaba en su cama. Y nadie sabía nada. Supuestamente, el joven pudo haber salido a cubierta y caerse al agua sin que nadie viese nada. Cuando sus compañeros se percataron de su ausencia dieron la alarma, y sobre las 3.30 comenzó la búsqueda con dos helicópteros y dos lanchas de Salvamento Marítimo y la de la Cruz Roja. Pero sin resultados.

El padre, hombre de mar (navegó durante 30 años) es consciente de que en los barcos ocurren sucesos graves, y en la Costa da Morte hay por desgracia mucha experiencia al respecto. Pero justamente aquella noche el mar estaba en calma. Lo que pasó ya no se sabrá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Diecinueve años sin respuestas