La luna también tiene quien la mire

Desde la Costa da Morte pueden captarse imágenes impactantes de este satélite


CARBALLO / la voz

En su girar alrededor de la tierra y alrededor de sí misma, la luna brinda a los cazadores de la noche escenas que entrarían en el terreno de lo mágico, distintas fases que, sin embargo, tienen su lógica explicación.

La Costa da Morte, una comarca donde las puestas de sol se viven rodeadas de misticismo y hasta con aplausos, es también un balcón privilegiado para observar lo que los aficionados a estos instantes denominan salidas y puestas de luna.

Tiene también quien la fotografíe. Captar lo efímero, su nacimiento, su momento de plenitud, brinda imágenes que devienen auténticas postales, con partes iluminadas mudando según avanzan los días y horarios cambiantes a lo largo del año.

Casi adentrándose en el agua, bailando sobre un maizal o compartiendo protagonismo con la luz de los faros: así es posible captar este satélite natural desde la comarca.

Observar el firmamento cuando el mundo aún parece dormido sirve y ha servido de inspiración. A la luna le han cantado desde el gran Elvis al enorme Frank Sinatra.

Fotografías que requieren técnica

Jorge Mira, físico baiés, cita por ejemplo la imagen número 2 para hablar de la pericia técnica que requieren esas fotografías. Para lograr esa misma, indica, captando de esa forma el camino de plata que deja la luna sobre el mar y al mismo tiempo las estrellas, hay que tener en cuenta y saber responder a dos focos de luz muy intensos, el del faro y el de la propia luna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La luna también tiene quien la mire