Carballo / La Voz

La mejor edición en todos los sentidos. Así describieron ayer la novena Travesía Sisargas tanto los deportistas, como la organización y el público. Y es que el mar estuvo perfecto en los 4,2 kilómetros, algo inusual en esta prueba de natación en aguas abiertas, organizada por el malpicán Daniel Gambón, que tiene la fama de ser de las más complicadas de Galicia por el fuerte oleaje y las numerosas corrientes. De los 160 inscritos, hubo una decena de bajas y otra de abandonos, aspecto que ya habla por si solo del éxito. Y el público también fue a más cuando ya se pensaba que se llegara a los topes en las ediciones anteriores.

A las 8 de la mañana comenzó a haber movimiento de coches y transeúntes por las calles de Malpica. Pero fue a las 9 cuando comenzó la actividad en el puerto, y más concretamente en la lonja. Los nadadores recogieron los dorsales, recibieron una charla técnica y embarcaron en tres barcos locales -Adrina, Castelao y Sazón- para ser trasladados al archipiélago y desde allí tomar la salida. La organización -cerca de un centenar de personas entre el Club Travesía Sisargas, Protección Civil, Cofradía de Pescadores, Buceo Malpica, voluntarios en kayak, speakers, fotógrafos, cronometraje, servicio médico y de fisioterapia- se repartieron por tierra y por mar entre el puerto y la playa Area Maior. Y todo esto, mientras familiares, amigos y aficionados apoyaban a los deportistas e inmortalizaban el momento. En el camino hasta la isla Malante, los nadadores compartieron miedos, ansias, esperanzas e ilusión con el público, que los escuchaba desde el arenal por el sistema de megafonía. Hasta el mínimo detalle estaba organizado. Y cuando dieron las 11 llegó el momento de la verdad. ¡Al agua patos! Una vez unificado el grupo en el mar, comenzó la espectacular prueba.

.

Ganadores masculinos

Kayaks, lanchas, barcos, boyas y nadadores que parecía que también llevaban motor pusieron más color, todavía, al mar, mientras que en el paseo marítimo y en la propia arena, desde el pub Leño hasta el bar Océano, no cabía un alfiler. Todo el mundo estaba atento a divisar al primero que llegaría a la meta parea recibirlo con un aplauso abrumador. Y cuando dieron las 12, pasadas 5 minutos, apareció Xabier Carneiro. El coruñés de tan solo 17 años no lo sabía, pero acababa de establecer un nuevo récord en la prueba con un tiempo de 53 minutos y 54 segundos (hasta ahora estaba en los 59 minutos hechos por Javier Martínez en la quinta edición). En el año anterior, su primero en la Travesía Sisargas, ya quedara segundo. «Unha travesía moi bonita, pero con moitas algas ó final que dificultan a chegada. Tiña esperanzas de gañar e ganas de competir cun amigo», fueron sus palabras en la entrada en meta.

Le siguieron Manuel Simón, de A Coruña, con 17 años (55:45), y Manuel Regueiro, de Arteixo, con 28 (55:51). Para ambos también fue su segunda participación en la travesía y su segundo año de podio, pues el primero quedó tercero en la octava edición, y el segundo fue el ganador de la séptima. «Tiña expectativas de chegar primeiro, pero había frío e optei por vir máis a modo», dijo Simón. «Xabi escapouse nos primeiros metros, e vin con Manuel ata o final. Tamén me escapei algo por onde non era», comentó Regueiro. Por su parte, el malpicán Manuel Verdes, también de 17 años, fue cuarto (1:00:03) en su tercer año: «En partes notei a auga moi fría e noutras moi boa», explicó.

.

Nadadoras de élite

Y cuando solo habían pisado tierra 16 hombres, o lo que es lo mismo, cuando el reloj marcaba las 12.25 horas, llegó la primera mujer, Margarita Ávila, que dejó a todos con la boca abierta con un tiempo de 1 hora, 13 minutos y 37 segundos. La madrileña, de 34 años, expresó: «Es la primera vez que nado aquí. Estoy de vacaciones y aproveché. La organización me parece estupenda, con mucha seguridad. Y el mar estuvo fenomenal, con algo de corriente que nos echó un poco hacia la costa».

Le siguieron Nancy Frey, americana de 49 años afincada en Ribeira (1:17:31), y Sofía Suárez (Ames, 21 años) con un tiempo de 1 hora, 17 minutos y 43 segundos. Mientras la primera confesó haberse estrenado este verano en las travesías en mar abierto, la segunda es una habitual en esta cita.

Los últimos en llegar fueron el malpicán Jose Otero, Xé, y el ferrolán Víctor Manuel Vilar, a punto de cumplirse las 2 horas y 10 minutos. Y el punto final a la cita lo puso la entrega de trofeos y la tradicional paella cocinada por Pol Blanco, un vecino de la villa experto en esta labor.

.

Otros protagonistas

El coruñés, Manuel Cruces, fue el participante más veterano de esta edición con 74 años. Es un habitual en la prueba, junto con su hijo, Manuel Cruces, de 36, y su pareja ucraniana, Lyudmyla Chub, de 53. Fue todo un ejemplo de superación y compañerismo al completar sin problemas el trayecto en 1 hora y 48 minutos y ayudar, más tarde, a su compañera a salir del mar. Todos expresaron estar enamorados de «este pueblo, este mar y esta travesía». El récord de edad lo mantiene el padre de la actriz gallega Teté Delgado, Juan José (ambos presentes ayer), que participó en el 2016 con 78 años.

.

Mucha animación y juventud

En la entrada en meta se vivieron momentos realmente increíbles desde los más tiernos como besos y abrazos infinitos, hijos en los brazos y miradas puestas en el cielo, hasta los más graciosos con bailes y disfraces incluidos. Pero también hubo pancartas, sobre todo para apoyar a los más jóvenes, como fue el caso de la malpicana Nuria Tuset, que se estrenó en la prueba este año con la mayoría de edad cumplida. En esta edición, el participante más joven fue Roberto Riobó, de Oleiros, con 17 años. Cabe destacar también la juventud de los primeros clasificados masculinos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La novena Travesía Sisargas batió todas las expectativas