Cuadrado, Villar Amigo, Carrera


A menudo se nos pasan por alto las efemérides de personajes que en su momento fueron relevantes, especialmente para la Costa da Morte, pero también más allá de las fronteras comarcales. Eso nunca ocurre con autores como Pondal o Rosalía, pero no todos son objeto de seguimiento personalizado. Por suerte hay excepciones, como ha pasado hace poco con José María Mosqueira Manso, cormelán fallecido hace medio sigo en Caracas. Un erudito, una vida de novela, polifacética y aventurera: navegante, oceanógrafo, ictiólogo, cartógrafo, capitán de mercante, alto cargo en la República, y también en la República Dominicana o en Venezuela. Ahora se habla mucho del origen gallego de Colón, pero él fue de los pioneros. Hace unos días lo recordaron en O Couto.

Este año se cumplirá un siglo del fallecimiento del filántropo corcubionés José Carrera. El aniversario del deceso será el 17 de julio. Murió en Buenos Aires, donde hizo fortuna (fue alto cargo de varios bancos) y dejó un legado importante para sus vecinos corcubioneses. El más destacado, el edificio que albergó el colegio con su nombre, hoy sede del Concello. Sus restos yacen en el cementerio local, después de que en las obras de reforma del edificio, hace veinte años, fuesen hallados en una urna de zinc.

También en Argentina falleció hace un siglo (el aniversario fue hace un mes) Anselmo Villar Amigo, que había nacido en Malpica en 1850. Como Carrera, hizo fortuna y fue un benefactor de sus vecinos, que lo recuerdan con la calle principal. Fue diputado en las Cortes, fundó la Cruz Roja en Argentina y sufragó numerosas obras en su municipio natal.

No cien años, sino veinte justos (el 6 de agosto, para ser exactos) se cumplen del fallecimiento del intelectual Arturo Cuadrado Moure. Y, como los dos anteriores, también en la capital argentina. Había nacido en Denia, su padre era de Valladolid, pero su madre de Agualada, y aquí pasó algún tiempo, como recordaba la asociación Milleira en unas jornadas que le dedicó poco después de fallecer. En su mano, literalmente, tuvo el Estatuto de Autonomía de Galicia que llevó directamente a Madrid en 1936 para su aprobación, y también había participado en la elaboración del texto. Con Luis Seoane fundó la editorial Niké, que estaba en la rúa da Caldereiría de Santiago. Quique Alvarellos recordaba el pasado domingo, en la Edición de La Voz en Santiago, la importancia de su trabajo aquellos años. También destacó en el exilio americano.

Son algunos ejemplos, pero hay más, como el larachés Lino Gómez Canedo, historiador franciscano, nació hace 110 años. La fecha no es redonda, pero su obra para conocer la historia americana sí.

Por Santi Garrido CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Cuadrado, Villar Amigo, Carrera