Carballo / la voz

De repente se hizo el silencio. La banda perteneciente a la Unidad de Música del Cuartel General de la Fuerza Logística Operativa de A Coruña acababa de tocar dos piezas en honor a los caídos. Manuel Pardines Arcay se levantó de su asiento, cogió su discurso y se acercó al atril. Por protocolo, empezó a nombrar a las autoridades presentes, pero fue incapaz de contener la emoción. «Quiero daros las gracias por los homenajes que habéis ofrecido durante esta semana a mi hermano... Gracias...» Y rompió a llorar. Los allí presentes, también emocionados, pusieron fin al silencio con un aplauso al hermano del que fue la primera víctima de ETA, el guardia civil de Tráfico José Antonio Pardines Arcay, asesinado el 7 de junio de 1968. Manuel dejó el atril entre sollozos y se fundió en un abrazo con los suyos. Era el colofón a una semana de actos que arrancaron con la inauguración de un monolito en la Praza Anselmo Villar Amigo. Manuel Pardines y sus familiares por fin pudieron liberar toda la tensión acumulada a lo largo de los últimos días.

Fue, sin duda, el acto más emotivo de todos los celebrados ayer en las calles de Malpica. Unas calles que quedaron cortadas al tráfico rodado ya por la mañana. Un agente de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (Usecic) de la Guardia Civil y un agente de la Policía Local controlaban los accesos y salidas del casco urbano. También había otros agentes de la Usecic y de paisano en otros puntos de la localidad. Un poco más abajo, junto al centro cívico iban llegando los diferentes cargos militares, de las fuerzas de seguridad y políticos. Generales, coroneles, tenientes coroneles, comandantes, capitanes, tenientes... Algunos vecinos y curiosos que acudieron a los actos jugaban a adivinar qué cargo ostentaba cada uno de ellos en función de las estrellas y rayas que portaban en los hombros.

Exposición fotográfica

La primera parada fue la exposición fotográfica en honor a José Antonio Pardines Arcay: el acta de ingreso en la Guardia Civil (5 de octubre de 1962), el Seat Coupé en el que iban los pistoleros de ETA, la calle donde fue tiroteado en el año 1968 y en la actualidad... La sentencia por la que se declaró culpables a los asesinos... Pero llamó poderosamente la imagen de un agente: Fermín Garcés. Era camionero y fue testigo directo del asesinato. Se enfrentó a los terroristas e intentó darles alcance tras el suceso. Colaboró de forma activa en la localización de los pistoleros. Por aquellos hechos, la Dirección General de la Guardia Civil iba a gratificarlo con una recompensa en metálico, una medalla y un camión. Fermín Garcés se negó en redondo y solo pidió entrar en el instituto armado. Aquel mismo año de 1968 ingresó en la academia de Sabadell.

Una vez concluida la visita a la exposición, se celebró una misa en una iglesia de Malpica abarrotada. Pero lo mejor del homenaje de ayer estaba por llegar. Una ofrenda floral, unas salvas al aire y una banda de música, que cerró su repertorio con el himno de la Guardia Civil, que hasta algunos de entre el público cantaron, mientras que las autoridades abrazaban a un emocionado Manuel Pardines y al resto de familiares que presidieron los actos en memoria de José Antonio.

«A los guardias civiles nos gustaría que no se olvidara la memoria de Pardines»

«Era un vecino de esta localidad, hijo y nieto de guardias civiles, le gustaban las motos y por eso eligió destino en la agrupación de Tráfico». Así empezó su discurso el coronel jefe de la Comandancia, Javier Jambrina. «Fue el primero de las 853 víctimas mortales y 6.389 heridos, más de 230 miembros de la Guardia Civil fallecieron, así como 23 niños». «Todos tenemos en la memoria algunos recuerdos que nos gustaría haber olvidado y recuerdos de compañeros a los que no nos gustaría olvidar jamás». Y después de hacer referencia a las mejoras técnicas y la creación de nuevos departamentos y áreas de trabajo, el coronel dejó una frase lapidaria: «A los guardias civiles nos gustaría que no se olvidara en Malpica la memoria de José Antonio Pardines, estoy seguro que así será».

«El adiós de ETA fue tan vil como la bala que mató a Pardines»

El subdelegado del Gobierno en A Coruña, Jorge Atán Castro, ofreció un discurso contundente. «En estas semanas hemos podido escuchar muchas palabras como dignidad, memoria, democracia, dolor, violencia, firmeza del Estado de Derecho y defensa de la verdad». Y añadió: «Debemos guardar la memoria de las víctimas del terrorismo, no solo como expresión de la justicia que les debemos, sino como interés propio. Con las injusticias del pasado construiremos un futuro sin violencia». El subdelegado señaló en su discurso: «No podemos olvidar tantos años de lucha de ETA sin profundizar en su injusticia, la crueldad de sus responsables, el doloroso silencio de los indiferentes y estar siempre del lado de las víctimas porque solo así triunfará la verdad».

Atán Castro recordó los primeros atentados de ETA tras el asesinato de Pardines Arcay: «Inició así una actividad criminal que no cerrará hasta 15.200 días después», en el 2010. «ETA cerraba el saldo sangriento igual que como lo empezó, matando a un agente de a pie. Nuestro estado derecho salió reforzado y los terroristas no lograron nada con su actitud totalitaria. No vamos a permitir una versión sesgada del dolor causado. ETA ha dicho un adiós cobarde, al igual que fue su trayectoria: sin pedir perdón a las víctimas, a sus familias, a la sociedad vasca y al resto de la sociedad española. Sin más. Un adiós tan vil como la bala que mató a Pardines», sentenció.

Emotivo

Malpica clausuró ayer los actos de homenaje de José Antonio Pardines. Un vecino que debe de servir de ejemplo para las futuras generaciones de malpicáns. Fueron unos actos sencillos, pero muy emotivos, de respeto a la figura de un agente que quería ser guardia civil porque también lo habían sido su padre y su abuelo. Estos homenajes deben servir para no olvidar el pasado y, también, para construir la sociedad que queremos dejar a nuestros hijos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La emoción y la Guardia Civil tomaron las calles de Malpica