La política del «ti vai facendo»


Auna familia la condenaron a demoler un piso en Malpica porque excedía de los límites máximos por los que se rige las normas subsidiarias. Era un cuarto piso. Pero si se gira la cabeza un poco y se observa el edificio de al lado se puede constatar que tiene cinco plantas. Otros, seis, siete y hasta ocho pisos.... ¿Y esos son legales y un cuarto no? Ah claro, sobre este pesa una denuncia de un vecino y en el resto de casos, no.

Dos empresas de Coristanco empiezan a darse de tortas por hacerse con el control del mercado. Dos gallos en el mismo corral. Primero utilizan a los vecinos como escudos con los que denunciar al otro, pero la cosa va a más y uno de ellos se quita la máscara y pasa al ataque: querella al canto y, al final, estos lodos acaban salpicando al Concello, con imputados, investigaciones, autos judiciales y una apertura de juicio oral.

Agentes de Intervención de Armas de la Guardia Civil intervinieron este domingo en una pequeña celebración religiosa contra un empresario por presunta venta fraudulenta de material pirotécnico. Mira que había fiestas en Galicia pero fueron a parar a una pequeña parroquia como Erbecedo Pero, ¿actuaron por cuenta propia? Más bien lo hicieron porque alguien se fue de la lengua. En esta querida Costa da Morte todo funciona así, a base de denuncias que te planta el vecino al que le caes mal o del empresario que se siente incómodo con tu presencia. Pero en el fondo, lo que subyace en todo esto es la política del «ti vai facendo» o del «sí sí». Es lo que tiene andar siempre bordeando la legalidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La política del «ti vai facendo»