Los pisos del banco malo marcan el mercado pero no tiran los precios

Los porcentajes de financiación son su principal baza frente a la agencia tradicional


cee / la voz

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), popularmente conocida como banco malo, porque asumió los activos inmobiliarios más problemáticos de las cajas de ahorros y los bancos comerciales, se ha hecho en los últimos años con algunas de las bolsas de vivienda sin estrenar y por vender más importantes de la Costa da Morte.

En estos momentos oferta a través de su portal oficial un total de 11 propiedades entre Ponteceso, Cee, Fisterra, Carballo y Malpica, aunque fuentes del sector señalan que la cifra total multiplica varias veces esos números, ya que también venden pisos a través de otros canales, como Solvia, Altamira, Servihabitat,... y en general todas las plataformas más o menos ligadas a los diferentes bancos o que colaboran con ellos.

Este volumen, dicen los especialistas, tiene la capacidad de condicionar el mercado, porque en función de lo que pongan a la venta y a que precios las inmobiliarias pequeñas y los agentes particulares tienen que seguir más o menos la estela. No les queda otra. Ahora bien, eso no significa que, al menos por el momento, la Sareb esté tirando con los precios, por sus cotizaciones están en la línea de mercado o incluso por encima en muchos casos.

La diferencia radica, y de ahí su capacidad competitiva, primero en las grandes reservas con las que cuenta, pero, sobre todo, en las posibilidades de financiación que ofrecen. Los tipos de interés están en los niveles más bajos de la historia reciente y estas propiedades, como dependen de bancos, juegan con la ventaja de ofrecerle a sus clientes, sino mejores precios, sí condiciones que facilitan la accesibilidad. Así, si en términos generales en la zona el porcentaje medio de financiación se sitúa en el 70 % y las entidades les ofrecen a sus mejores clientes -siempre con ofertas asociadas a otros productos- un 80, en el caso de la Sareb se están viendo ya de nuevo, como en los años de la burbuja, financiaciones del 100 %.

Contra eso ninguna inmobiliaria pequeña pueda competir, como dicen los agentes consultados, por la diferencia está entre tener que contar con el 30 o el 40 % de lo que cuesta el inmueble a acceder a él sin desembolsar nada, simplemente con las garantías nominales u de otro tipo exigidas. A los bancos les compensa porque se quitan de encima un producto que tienen a montones, como son los pisos sin vender, y, además, también le venden a los clientes otro tipo de servicios: seguros de vida, domiciliaciones de nóminas y recibos... De ahí que, como dice el agente malpicán Fernando Couto, en su sector hay profesionales que tienen claro que «se non podes co inimigo únete a el», con lo que están reconvirtiendo parte de sus actividad para reconducirla hacia este negocio y lo que hacen es gestionar las ofertas con los bancos a cambio de una comisión.

«Claro que marcan tendencia pero non son precisamente baratos»

El gestor malpicán Fernando Couto dice que la Sareb influye en mercado «porque é un dos maiores provedores, aquí en Malpica debe ter sobre 100 pisos a punto para sacar». De ahí que eso tenga una relevancia para lo que los tasadores denominan «testigos» que son los inmuebles ya vendidos de tipología similar que sirven como referencia. «Claro que marcan tendencia, precisamente por iso, porque é moita cantidade e nós non podemos competir con iso, pero non son precisamente baratos», señala.

Couto explica que del precio que lucen los anuncios a lo que finalmente tiene que pagar el cliente va un largo trecho. «Tampouco é que teñas alí un axente especializado que che vaia dicindo o que realmente custa, porque despois vén o IVE, que é o 10 %, actos xurídicos documentados, o 1,5, o notario tamén cobra... Eu máis ou menos calcúlolle que hai que contar con un 13 % máis aproximadamente», resume el agente, quien además incida en que «son feirantes» ya que aceptan ofertas. «Dinche: faime unha oferta. A ver, ti canto me dás» e incluso sabe de compañeros de profesión que aseguran saber cuánto está dispuesto a bajar el banco.

«Para nada teñen os prezos máis económicos no que hai por aquí»

Juan Vieites, de INCostadaMorte con sede en Cee, que colabora con Servihabit, una de las centrales que vende pisos de la Sareb, dice, por su experiencia, que estas propiedades «dependen un pouco do promotor», pero están en la línea de mercado. Ni siquiera «teñen para nada os máis económicos no que hai por aquí. O piso máis barato, por exemplo, é de Abanca, que está nuns 49.000 euros». Eso sí, explica que la Sareb cuenta con muchas más propiedades ya a la venta o para salir próximamente, que esas que figuran en su página web oficial. En Cee, por ejemplo, controlan dos importantes proyectos que quebraron en su día, como son los de Galivivienda y L3.

En general, Vieites ve todavía bolsas importantes de viviendas por salir a la venta en la zona, como algunas promociones que hay en Quenxe (Corcubión) y en la Anchoa (Fisterra), así como en Cee, caso del edificio situado donde estaba antiguamente Transportes Finisterre. Algunas de ellas, como ocurre en Fisterra, dependen de cuestiones legales ligadas a la aprobación del PXOM, pero, en definitiva, queda mucho todavía por vender antes de que florezcan promociones nuevas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los pisos del banco malo marcan el mercado pero no tiran los precios