La suerte de Vilalba llegó a Dumbría, Cee, Malpica y Cabana

Al menos media docena de décimos del gordo trajeron a la Costa da Morte 2,4 millones de euros en premios de la lotería


carballo, cee / la voz

La suerte de Vilalba llegó, también, hasta la comarca. El gordo de la Lotería de Navidad dejó a una pareja de jóvenes de Malpica y Cabana 400.000 euros en un décimo. Los protagonistas no quieren revelar su nombre, pero sí han compartido su historia. Todo arrancó el día que la cabanesa se dirigió a Vilalba a realizar su trabajo de esteticista y decidió comprar el décimo que llevaba jugando todos los años con la misma asociación de peluqueros. Pero se enteró de que la agrupación se había deshecho, y quiso jugar ese mismo número en la administración de lotería de Vilalba. Anteayer, su novio, el malpicán, tardó toda la mañana en enterarse de la gran sorpresa, y no fue por avisos. En la panadería, ya la dependienta intercambió unas palabras con él de que el gordo acababa en 8, pero no le dio importancia. Más tarde, su novia le envió un mensaje de que había salido el gordo y que mirase el número, a lo que él le contestó: «Si, acaba en 8, temos o reintegro». La cabanesa insistió: «¡Mira ben!». Pero el malpicán aún tardó en darse cuenta de que fueran galardonados con el premio más grande de la lotería, entre la poca batería del móvil y la inocencia de nunca pensar que eso podría llegar a pasarle. Lo que viene ahora, es de suponer. Las risas que se echaron su madre y toda la familia, pensando que se trataba de un chiste. Una vez vueltos a la realidad, la pareja tiene pensado continuar con su vida como lo hacía hasta ahora: ella trabajando y él opositando.

Poco se ha sabido de lo que pretenden hacer con sus premios los agraciados de Cee y Dumbría, entre otras cosas porque a lo más que llegó alguno entre los que pudieron ser contactados ayer es a confirmar que, efectivamente, tiene en su poder alguno de los famosos boletos con el mágico 71.198. Eso sí, a través de distintas fuentes más o menos cercanas ha ido trascendiendo como se fraguó el hecho de que la suerte hiciese una inesperada parada en el costado sur de la comarca. Todo vino porque una vecina de Cee tiene en Vilalba a parte de su familia. De ahí que ella y su pareja trajesen desde la localidad luguesa varios décimos -una media docena según la mayoría de los consultados- que repartieron entre sus familiares más directos y algún amigo. Así entre los premiados, siempre según estas informaciones, estarían padres, hermanos, suegros y cuñados, además de al menos una persona que no tiene relación de parentesco con la familia.

Entre los agraciados, aunque hay algún jubilado ya, la mayoría son trabajadores de distintas empresas de la zona como Ferroatlántica y también los hay relacionados con el ámbito deportivo y educativo de la comarca. Precisamente en un colegio, el Antonio Insua Bermúdez de Vilalba cayeron 43,6 millones de euros y allí estaba celebrándolo, juntos a otros muchos, una profesora que da clase en Dumbría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La suerte de Vilalba llegó a Dumbría, Cee, Malpica y Cabana