La cofradía de Malpica fracasa en su primer intento de evitar la ruina

Cristina Viu Gomila
Cristina Viu CARBALLO / LA VOZ

MALPICA DE BERGANTIÑOS

BASILIO BELLO

La subasta de la «Vila Pérez» quedó desierta y los empleados no cobran desde marzo

25 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La lancha que debía servir para sufragar parte de la deuda de la Cofradía de Malpica, y reducir los gastos de plantilla de la entidad, seguirá, de momento, amarrada a puerto. Nadie quiso ayer la Vila Pérez, la embarcación de vigilancia que fue «inaugurada» por la propia conselleira do Mar en las Festas do Mar del 2011, el mismo año en el que falleció el carismático secretario del pósito.

La subasta que se celebró ayer quedó desierta. A la sala de juntas solo accedieron los miembros de la junta general y algo retrasado un joven que hizo una propuesta económica que el cabildo rechazó.

Parte del dinero de la venta podría haber sido para pagar los salarios a los nueve trabajadores que mantiene la entidad, entre los que se encuentra el propio patrón mayor, Pedro Pérez Martelo, pero también a pagar indemnizaciones de otro hipotético ERE.