El cerco vuelve a tomar la calle en demanda de mayores capturas

Denuncia que las asignaciones de xarda, jurel y sardina arruinan al sector


santiago / la voz

Un año después de las movilizaciones en ciudades como A Coruña, Vigo y Santiago, algunas de las cuales se saldaron con graves incidentes, el sector del cerco gallego vuelve a tomar la calle. Dos centenares de marineros y armadores se concentraron ayer frente a la residencia oficial del presidente de la Xunta, en Monte Pío, en demanda de un reparto interno por buque más justo en las capturas de jurel, xarda y sardina. Un centenar de barcos que se agrupan en Acerga (Asociación de Armadores de Cerco de Galicia), que representa a un 80 % del sector, denuncia que el actual modelo de asignaciones dentro de la comunidad aboca a la ruina a la gran parte del cerco, con excepción de algunos buques de Ribeira y el norte de Lugo, más beneficiados en los cupos por los llamados derechos históricos. «A alguno que ya tenía más, este año se le incrementa un 200 % la cuota: si esto sigue así en dos años nos queda cero», denunció Marcos Alfeirán, marinero de Malpica, uno de los más activos en las protestas del pasado año.

Los representantes del cerco acudirán mañana a una reunión con la conselleira Rosa Quintana, a la que asistirá también el secretario general de Pesca. Pero insisten en que quieren hablar personalmente con Feijoo. Exponerle la crítica situación en la que quedan sus barcos, sin apenas xarda, menos sardina y muy escasos de jurel, sus principales especies. «No mes de xaneiro temos xa acabada a captura de xurelo: o ano pasado tiña 21.000 kilos e agora 17.000; non dan os números», aseguraba en Santiago, José Manuel Platas, armador de Malpica, propietario de dos barcos. «Os números non dan para manter as familias, se falamos de euros».

La protesta, que transcurrió sin incidentes, estuvo vigilada por un amplio cordón policial. Marineros y patrones llevaban pegatinas con el lema Eu vivo da pesca y hasta la movilización acudieron cargos de representación política, como Ana Miranda y Lidia Senra, eurodiputadas del BNG y de Alternativa Galega de Esquerda, respectivamente; o el diputado autonómico Juan Manuel Fajardo, también de AGE.

Si Fraga levantara la cabeza...

El presidente de Acerga, José Blanco, el armador de Portosín que participó durante las negociaciones con la Administración autonómica el pasado año, recordó ayer ante la residencia de Feijoo la figura del ex presidente Manuel Fraga, ya fallecido, «porque el non permitiría que o pobo galego non tivera que pescar». Armadores y tripulantes de una parte mayoritaria del cerco gallego acusan a las Administraciones de haber pergeñado un reparto oscurantista en perjuicio de una gran mayoría y en beneficio de unos pocos. En este sentido, demandan la vuelta al sistema anterior, con un límite máximo de capturas diarias, porque el actual modelo de asignaciones aboca a la inviabilidad a decenas de buques en varios puertos gallegos. Los representantes de Acerga anunciaron ayer que continuarán con su calendario de movilizaciones cada sábado ante la residencia oficial de Feijoo con el objetivo de que les reciba el presidente. Y ello a pesar de que acudirán a la reunión con Rosa Quintana, en la que, avisan, no aceptarán «caramelitos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El cerco vuelve a tomar la calle en demanda de mayores capturas