Vuelve la reiterada labor de sacar del mar la duna de Laxe

El dragado del puerto será útil durante algunos años hasta que poco a poco vuelva a rellenarse


Por fin, Portos de Galicia ha comenzado a dragar el puerto de Laxe, aunque nadie se explica de dónde sale tanta arena. Desde la ampliación del puerto de Laxe en el siglo pasado, primero para cargar los graneles de Kaolines de Lage S.L., y luego los de Vimianzo, Laxe ha tenido problemas con la arena marina, aunque nunca los hubo en Corme. Pero, ¿porqué hay tanta arena en la Ría de Corme y Laxe por qué afecta al puerto de esta última localidad y también a la barra del Anllóns, impidiendo a veces el acceso al fondo del estuario y perjudicando la navegación y a los cotos marisqueros de Ponteceso y Cabana?

Para responder a estas preguntas debemos conocer la historia geológica reciente de la Costa da Morte. Y también explicaríamos porque el Puerto de Corme nunca tuvo estos problemas. Todo comenzó hace 15.000 años, al fin del último período glacial. Con un nivel del mar 45 metros más bajo y una orla de costa añadida a la actual de unos 30 kilómetros de ancho recubierta de arenas comenzó la lenta fusión de los hielos glaciares en todo el Mundo y con ello a subir el nivel del mar lentamente. En la línea de costa, siempre existe un régimen de vientos específico que es particularmente violento en Costa da Morte. Fue el viento hace 15 milenios el que impulsó poco a poco la arena, en forma de dunas, hacia los relieves rocosos de la costa actual. Y hace 4.000 años, con un nivel del mar 12 metros por debajo del actual, todo ese frente de dunas avanzando se encontró con los relieves rocosos de Traba y Monte Blanco de Ponteceso, (entonces no era tan blanco como ahora), y en el medio el valle del Anllóns donde aún no entraba el mar, pero sí el viento y la arena.

Dunas rampantes

Fue entonces cuando todos los relieves rocosos de Costa da Morte se recubrieron de dunas rampantes ahora fijas por la vegetación. Parte de esas dunas, se situaron también en el fondo del valle, aunque como ahora están recubiertas por el mar nunca habíamos reparado en ellas. A Ría de Corme y Laxe la distingue esa gran acumulación de arena que hay tanto por encima como por debajo del agua. La desembocadura del río Anllóns, hace 4.000 años, estaría severamente represada por las acumulaciones de arena impulsadas por el viento que, en algún momento, interrumpieron la salida del agua de la arteria de Bergantiños hacia el mar. Es así como se formó la barra del Anllóns, como una duna de más de 30 metros de altura, ahora casi totalmente sumergida. Pero, desde entonces, en Corme y Laxe no solo ha subido el nivel del mar, sino que también ha continuado el progresivo empuje por las olas de la arena, situada ahora por debajo del agua, hacia el interior del estuario fluvial del Anllóns, obligando a veces a realizar operaciones de dragado para abrir la barra.

Rellenar huecos

Y es la arena situada por debajo del agua la que, impulsada por las olas, aprovecha cualquier obstáculo creado por la actividad humana, como el Puerto de Laxe, para rellenar huecos. El dragado del puerto será útil por algunos años hasta que poco a poco con el nivel del mar continuamente en alza, vuelva a rellenarse otra vez, pidiendo un nuevo dragado. Corme, ayudado por el efecto Coriolis se ve protegido de este movimiento del agua y de los arrastres de arena. No se puede ganar siempre.

«Todo esto comenzó hace 15.000 años, al fin del último período glacial»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Vuelve la reiterada labor de sacar del mar la duna de Laxe