«En Avilés vinme co barco nas rochas»

LOBA DE MAR | «Con 14 anos meu pai poñíame unha caixa de peixe na cabeza para vender polas casas», recordó la laxense


Carballo / La Voz

María Teresa Domínguez Busto (Laxe, 1951) se define como una «leoa do mar». Ya jubilada, y a sus 68 años, continúa venerando un mar que le dio de comer a ella y a su familia desde siempre. Y es que Teresa es hija, esposa, hermana y madre de marineros. Siempre dice que ha sido «a primeira patroa de Laxe».

Es la mayor de 11 hermanos, por lo que tuvo que comenzar a trabajar desde joven: «Meu pai [Modesto Domínguez Ferreiro] colleume con 14 anos e levoume con el ao mar. Ao chegar a Arnados collía unha caixa de peixe e colocábama enriba da cabeza para ir vendendo polas casas», recordó con emoción. Por aquel trabajo no veía ni una sola peseta: «Que me ía pagar o pobre home? Eramos once irmáns e tiña que axudar na casa, porque era a maior. Cando remataba de vender o peixe ía para a casa cos cartos e entregáballos a miña nai tan pronto entraba pola porta». Fue una época dura, complicada, como todo lo que tiene que ver con el mundo de mar, pero Teresa Domínguez Busto no le tenía miedo a nada. Los inviernos en la Costa da Morte siempre fueron complicados, por lo que se buscó una ocupación adicional para obtener unos ingresos con los que ayudar al mantenimiento de la familia: se metió a redera. «Era moi boa e moi rápida no meu traballo; daquela pagaban por día 200 pesetas, e eu cobraba 300», cuenta.

Pero los continuos temporales de invierno y la falta de ingresos obligaron a Teresa, ya casada por aquel entonces con José Eduardo Vázquez Canosa, a emprender una nueva vida en Asturias. En concreto en Avilés, donde permaneció más de veinte años. Cambiaron el Lozano por el Cara o Cruz, y poco tiempo después lo reemplazaron por el que llamaron O Chino. «En Avilés traballamos moi duro. Lembro que todos os días, ás tres da mañá, saiamos co marisco para vender na Coruña, pero gañamos cartos». A su hijo Eduardo José Vázquez Domínguez lo metió en un colegio privado: «Sempre quixen que estudara, pero el sempre me dixo que quería traballar no mar, que era o que lle gustaba». Hoy lleva las riendas del volantero José Eduardo.

Pero si hay una fecha marcada en rojo en la vida de Teresa Domínguez Busto fue el día en el que casi no lo cuenta: «Estabamos a punto de entrar no porto de Avilés e había temporal. Non perecía moi importante, pero segundo iamos cara ao porto as ondas eran máis fortes. Os golpes entrábanme pola cabeza e saíanme polos pés. Pensei que iamos cara ás rochas. Receille á Virxe do Carme coma nunca, pero mentres o facía díxenlle ao meu fillo que collera o salvavidas e subiramos aos paus do barco, porque aquí só nos podía salvar a Virxe. E así foi». Claro que parte de la artrosis que sufre procede de aquella aventura, que, por cierto, acabó bien: «Puidemos ir ao porto de Xixón. Estabamos empapados e non había unha cafetería aberta para tomar un café ben quente para entrar en calor».

Salir adelante

Esta experiencia ha sido la única negativa en su larga relación con el mar. Todas las demás fueron positivas: «A miña familia saíu adiante grazas ao mar, traballamos moito, pero mereceu a pena». Y se emociona al recordar a su madre: «Cando marchei para Avilés fíxeno porque aquí non se podía traballar polos temporais, pero a miña idea foi sempre volver para coidar dela».

Teresa siempre fue reticente a ver los toros desde la barrera: «Cando chegou a hora da xubilación eu quería seguir, pero o meu home dixo que ata aquí. É máis conformista ca min, eu son máis botada para adiante». De hecho, si pudiera volvería al mar ahora mismo: «Sen pensalo dúas veces, é a miña paixón».

Con algún achaque que otro derivado de esa artrosis que padece, María Teresa Domínguez sigue con sus quehaceres. No al ritmo de antes, pero quiere mantenerse activa: «Axudo ao meu fillo no arranxo das redes». Un hijo al que, por cierto, adora, y del que se siente orgullosa: «Sempre quixen o mellor para el. El dixo que quería ir ao mar e respectouse a súa decisión, pero teño que dicir que é moi profesional, responsable e un gran traballador». María Teresa tiene dos nietos, y uno de ellos tiene el gusanillo por seguir la tradición marinera de los Vázquez-Domínguez. «Parece que lle gusta o traballo», aunque dejó claro que lo primero es formase, y, luego, «o que Deus queira», Mientras eso sucede, Teresa baja cada día al puerto de Laxe, ese puerto que tan buenos recuerdos le trae. Llueva o haga sol. Nunca falta a la cita.

Currículo

La mayor de 11 hermanos, empezó a trabajar en el mar con 14 años «para axudar na casa». También fue redera, patrona, armadora y vendedora de pescado. Tuvo varios barcos: el Lozano, el Nuevo Lozano, Cara o Cruz, O Chino y el José Eduardo, este último, en manos de su hijo, Eduardo José Vázquez Domínguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«En Avilés vinme co barco nas rochas»