Casarse en Laxe costará 120 euros para los foráneos

Cinco concellos de la Costa da Morte cobran por las celebraciones


Carballo, Cee / La Voz

Casarse por lo civil en el Concello de Laxe le supondrá a los interesados contrayentes rascarse el bolsillo y apoquinar 120 euros. Si lo que se desea es un bautizo civil, los padrinos o tutores legales deberán abonar 50 euros. Eso sí, si los peticionarios son vecinos de la localidad no pagarán un solo euro. Así lo confirmaron el alcalde, José Manuel Mouzo Castiñeira; el portavoz del BNG, Xosé Manuel Pose Lema: y el líder del PP, José Luis Pérez Añón.

La corporación municipal aprobó ayer por unanimidad la propuesta del equipo de gobierno de crear un normativa reguladora y la tasa correspondiente. Si todo marcha según lo previsto, en un par de meses entrará en vigor.

El regidor explicó los pormenores de esta iniciativa: «Decidimos cobrar porque o Concello pon moitas veces o local ou salón de plenos, e cremos que o Concello, que non o alcalde, debe cobrar cando os noivos ou pais son de fóra de Laxe. Entendo que os veciños xa pagan taxas e impostos dabondo é non teñen por que pagar máis». Sobre la cuantía a aplicar, dijo que es igual a la que fijaron en Cambre en su día «120 euros» e inferior a Culleredo «180 euros»

El edil del BNG fue más allá en su argumento para defender la medida: «Cando chega o verán, o alcalde apenas ten vida privada. Pasa case todas as fins de semana oficiando vodas». El propio regidor comentó que desde lleva el bastón de mando acumula «medio cento de vodas».

También el líder del PP se mostró partidario de la iniciativa, sobre todo «porque non afecta aos veciños de Laxe».

De los 16 concellos de la Costa da Morte cobran esta tasa cinco. En el caso de Bergantiños solo lo hace el de Cabana, desde el 2014 y los contrayentes abonan 60 euros. En Cerceda aplican la normativa desde septiembre del 2010 y el precio es de 90 euros. La tarifa más cara es la de Corcubión, que está en 150 euros, mientras que en Vimianzo aprobaron una tasa de 60 euros en el año 2002 y en Zas cobran 50 euros. En el resto la prestación es totalmente gratuita.

En Carballo, con más de 40 matrimonios al año, es gratis, pero el servicio se regulará

Pocas personas en la Costa da Morte pueden decir que han oficiado centenares de bodas en 16 años. Ni siquiera todos los curas de parroquias grandes. El alcalde de Carballo, Evencio Ferrero, sí lo puede contar. Cada año, en el Concello carballés se ofician más de 40. Más de la mitad las realiza el regidor, siempre en el salón de plenos. De otras, ya sea en ese sitio o fuera (pero dentro del término municipal), se encargan el resto de concejales, la gran mayoría del gobierno, pero también de la oposición. Y todas son gratis. Lo único que hay que hacer es presentar toda la documentación en la secretaría de la alcaldía y ya se fija la fecha, que eligen los novios. Hasta ahora, con total libertad, pero Ferrero cree que hará falta regularlo para fijar ciertas normas. Por ejemplo, de horas o días. Siempre se aceptan todas las peticiones, pero hay algunas fechas señaladas (por ejemplo, las fiestas patronales) que tal vez deberían quedar fuera, o también alguna hora que supone más inconvenientes que ventajas. El alcalde dice que es un tema que, si mantiene el gobierno, habrá que regular en el próximo mandato. Pero lo esencial, no cambiará. Ha habido alguna jornada con hasta tres bodas. Y ha tenido contrayentes de varios puntos de España.

La tarifa en Zas incluye un ramo de flores de regalo

El Concello de Zas cobra 50 euros por la tramitación y celebración de un matrimonio civil, aunque en realidad tampoco se trata de dinero que acabe en las arcas municipales, porque tienen por costumbre regalarle un ramo de flores a los contrayentes.

Entre el acto entrañable y el engorro

El agotamiento de mandatarios y ediles suele marcar el motivo de las tasas por matrimonio en los concellos de la zona. Por ahora, no hay otros motivos. Todo va bien mientras que el número de celebraciones se mantiene dentro de lo razonable. Aunque dependa del carácter del celebrante, si son pocas, son un placer y un honor presidirlas, pero sin son muchas se convierten en un engorro y muchas mañanas de sábados hipotecadas. Así, llega el momento en algunos municipios en los que los alcaldes se ven superados por la demanda. Y entonces llega la exacción fiscal, que no puede calificarse de injusta. Es más, hay casos en los que la ceremonia lleva aparejada grandes dosis de capricho o extravagancia, con lo cual la tasa está aún más justificada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Casarse en Laxe costará 120 euros para los foráneos