Las mujeres y los jóvenes toman más importancia en las directivas

La etapa de transición se da en seis clubes del fútbol de la Costa da Morte


carballo / la voz

Desde la temporada 2016-17, parece haber comenzado una etapa de transición en el fútbol de la Costa que, con el paso de los años, no hace más que consolidarse. Mujeres y jóvenes han dado un paso al frente para pasar a dirigir los clubes deportivos de sus concellos. Y con ellos, más gente inhabitual.

A día de hoy, esta situación se da en hasta seis entidades de la zona. Se trata del Cee, el San Lorenzo y el Ponteceso, en la Liga de la Costa; del Sporting Seaia y del Laxe, en Tercera Autonómica, y de las Escolas Luis calvo Sanz. No obstante, los casos más llamativos se dan en Laxe y Carballo.

Tres mujeres, María Dolores Calvo, Chicha (Carballo, 1936), María del Carmen López (A Coruña, 1981) y Dolores Viña (Berdillo, 1968), han hecho historia en estos clubes al convertirse en las primeras presidentas. En el caso de la primera, asumió el cargo a finales del año 2016. Por su parte, María afronta su segunda temporada en el Laxe. «Asumín o cargo porque non había outra persoa para o sitio mais porque o meu marido xa estaba vinculado ó club», cuenta. Pese a ser la única mujer en la directiva, confiesa sentirse «moi ben» y «para nada despreciada» por el hecho de estar en un mundo preconcebido para hombres.

Reflexión similar hace Dolores Viña, presidenta del San Lorenzo desde esta misma temporada: «Estou encantada. Todo está indo como esperaba, ou incluso mellor, salvo os resultados, pero eses aínda estamos a tempo de melloralos», expresó ayer. Con su decisión de ponerse al frente del club evitó la desaparición de este. Antes, formó parte de la directiva acompañando a su marido y, con antelación, fue socia. El fútbol siempre le gustó. No obstante, no está sola. «Somos moitas mulleres, nunca antes houbera tantas», dice orgullosa, aunque reconoce el trabajo de sus compañeros: «Se non fose polos homes que nos axudan, non estariamos así de ben, pois teñen máis experiencia nalgunhas cousas». Le acompañan una delegada y dos vocales de entre 20 y 30 años. Pura juventud que también se da, aunque en género masculino, en la directiva del Ponteceso.

El presidente más joven

En esta entidad se encuentra el presidente más joven del fútbol de la Costa: el local Álvaro Domínguez, de 21 años. Estrena cargo esta campaña, pero se pasó toda la anterior aprendiendo los gajes del oficio. Y con él, toda una larga lista de chavales de entre 20 y 30 años que también conocieron esta temporada lo que es estar en la directiva de una entidad deportiva.

El caso pontecesán es realmente curioso, pues el mandatario confiesa no ser un amante del fútbol: «Solo jugué un mes al balompié con 7 u 8 años. Hasta hace poco no sabía ni lo que era un fuera de juego, pero, sinceramente, lo hago para que no desaparezcan las cosas; por compromiso con el Concello».

Adrián Leira: «O futuro está na xente nova, capaz de facer proxectos a longo prazo»

A Álvaro Domínguez no le afectó para nada ser el nuevo y, por encima, sin conocimientos futbolísticos: «No ser un entendido en el aspecto técnico hizo que valorara más a las personas, sin poner otros intereses por delante», comenta. Está tan comprometido con el club de su localidad que asegura que completará el período de 4 años en el cargo, pese a compaginar esta labor con trabajo y estudios.

El otro presidente que le sigue en edad es Alejandro Chouciño, Roque, del Sporting Seaia, con 25 años. Lleva vinculado al club de su aldea desde el año 2011 como jugador, aunque no fue hasta la campaña 2016-2017 cuando tomó las riendas de la presidencia. Dio este paso para evitar que desapareciera. Y al igual que en la entidad pontecesana, le acompañaron en este camino varios jóvenes. Con él, el Seaia fue creciendo año tras año hasta en esta pretemporada crear equipos en cadete y prebenjamín. Pero todavía no se da por satisfecho e insiste en seguir trabajando.

El último presidente más joven del fútbol de la Costa se encuentra en el Cee. Se trata del vecino Adrián Leira, de 28 años. Asumió el cargo en agosto del 2017 cuando el club blanquiazul estaba dado de baja en la Federación Galega de Fútbol. Durante esa primera campaña, él y su directiva -toda joven- lo teledirigieron desde Madrid, Santander y A Coruña tirando de «compromiso e ganas» para que el Cee vuelva a ser «o de sempre», cuenta. Hoy, ya asentado en Cee, asegura que el futuro está en la «xente nova», ya que es la que puede hacer «proxectos a longo prazo». No obstante, pide «máis implicación» por parte de los «establecementos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las mujeres y los jóvenes toman más importancia en las directivas