Los casos de covid en Laxe se han multiplicado por 20 durante las fiestas

Cristina Viu Gomila
Cristina Viu CARBALLO / LA VOZ

FISTERRA

ANA GARCIA

La fuerte tendencia al alza laxense desde la Nochebuena contrasta con la importante bajada experimentada en Fisterra

05 ene 2021 . Actualizado a las 16:21 h.

La víspera de Nochebuena había en Laxe solo un caso de coronavirus, y ayer ya eran 20. Durante las fiestas, la incidencia se ha hecho veinte veces mayor, también pasando de los 33 casos por 100.000 habitantes, que ponían a Laxe casi a salvo de la pandemia, a los 669 actuales, con los que multiplican por tres la media gallega. El municipio está ahora en muy mala posición de cara al comité científico del viernes. Todo dependerá de la evolución de los próximos días, pero el alcalde, José Luis Pérez Añón, era ayer muy poco optimista. De hecho, uno de sus principales temores es que la Xunta decida aplicar restricciones.

Buena parte de los casos están en la zona de Traba. En Mórdomo han tenido que cerrar el bar Os Espiños porque ha hado positivo el propietario, Isidro López, y su madre. Ambos se encuentran bien y ya llevan una semana confinados. En su entorno hay otras personas contagiadas. El empresario no entiendo cómo pudo contraer la enfermedad que ha pasado «coma unha gripe floxiña»: lo que le hizo llamar al médico es que se había quedado sin gusto. Sin embargo, no todos en casa se han infectado, al igual que las familias de varios clientes, entre las que hay positivos y negativos casi a partes iguales.

En el centro de salud están haciendo muchas PCR por contactos directos y seguirán en ello, explicó el regidor, por lo que pueden darse más casos en los próximos días. En el caso de Os Espiños están citados de nuevo para el miércoles, por lo que no abrirán hasta que no tengan los resultados negativos.

Por su parte, José Luis Pérez Añón señaló que tenía constancia de que habían acudido a Laxe personas de municipios que tenían cierre perimetral. La apertura para celebrar la Nochebuena considera que les ha perjudicado.

Bajada fisterrana

La tendencia contraria a la de Laxe es la experimentada por Fisterra. Dos días antes de Navidad en ese municipio había 71 casos y ahora son solamente 14. En este concello se pasó en las fiestas de una muy alarmante incidencia de 1.511 casos por cada 100.000 habitantes justo antes de comenzar las celebraciones a los 298 actuales. Habrá que reducirlos a una tercera parte para que la Xunta de Galicia decida abrir.

Ana Garcia

Manolo Domínguez, del bar A Quiniela de Zas: «A facturación do bar baixou a menos da metade co peche perimetral e o novo horario»

«A partir das sete é cando a xente sae de traballar e vén pola taberna. Ata as oito e media ou nove é cando máis traballamos», explica Manolo Domínguez con respecto a su bar en Zas. Desde que subieron los casos de covid en el municipio y se decretó el cierre perimetral, la situación ha empeorado notablemente, hasta el punto de que el propietario de A Quiniela calcula que sus ganancias se han reducido en más de un 50 %.

Sin embargo, reconoce que hay que hacer el sacrificio «pola saúde», aunque no comprende el motivo por el que el comité científico no aflojó ayer las restricciones teniendo en cuenta lo mucho que han bajado los casos en el municipio. Cree que ello se debe al cierre conjunto con Camariñas y Vimianzo, que se mantiene en cifras muy altas debido al importante brote de la residencia DomusVi, que no hace más que sumar positivos.