La Costa da Morte, hace 90 años

Las cámaras del documental «Un viaje por Galicia» recorrieron parte de de Soneira y Fisterra por un trabajo para la Exposición Iberoamericana de Sevilla


carballo / la voz

Una manera de recuperar la historia visual más o menos reciente de la Costa da Morte (primera mitad del siglo pasado) es recurrir a los fotógrafos que se ocuparon de ella. La de los locales, sobre todo, como Caamaño de Muxía o Vidal de Laxe, o también Muñoz de Fisterra, entre otros, pero también de fuera: Ruth Matilda Anderson destaca sobre todo, pero hay que citar también a viajeras como Georgiana Goddard King, Edith Wharton (eran escritoras, pero hacían fotos), e incluso a Nina Epton, en los 50, una periodista de la BBC que no tomaba imágenes, pero dejó un retrato tan minucioso de lo que vio que permite conocer algunos detalles mejor que con una foto.

Fotos, por tanto, hay donde elegir, pero otra cosa son imágenes, y sobre todo de una época tan lejana como la de hace 90 años, en 1929. De ese año es el documental Un viaje por Galicia, rodado por Luis R. Alonso. La película fue un encargo para mostrar en la Exposición Iberoamericana de Sevilla, mostrando paisajes y monumentos representativos de las cuatro provincias, porque además quien la pagó fueron las cuatro Diputaciones.

El trabajo era conocido entre los estudiosos, pero no fue hasta 1991 cuando el Centro Galego de Artes da Imaxe (CGAI) la restauró y la dejó en perfecto estado, teniendo en cuenta, obviamente, que la calidad fílmica de principios de siglo era la que era. Pasaron varios años y solo se veía en determinadas citas y proyecciones, pero desde hace algún tiempo es relativamente sencillo dar con él, tanto en las redes sociales como sobre todo en Youtube.

La Costa da Morte también aparece. No mucho, porque hay bastante que ver (las ciudades y los grandes conjuntos se llevan la mayor parte del tiempo), pero lo suficiente para comprobar cómo estaban algunas zonas de Soneira y Fisterra. Casi todos son planos fijos, pero en algún caso se muestran panorámicas. En Vimianzo, los elegidos para mostrar son el castillo (con una vegetación muy espesa a su alrededor) y las Torres de Cereixo. En A Ponte do Porto, el río, cubierto de árboles en ambos márgenes. En Fisterra, casas de la zona de A Ribeira, que ya han desaparecido, y el castillo de San Carlos, que erróneamente se atribuye a Cee. En Corcubión, una vista general, y en O Ézaro, la desembocadura del Xallas y la central de O Pindo, ya con los tubos colocados. En Vilán, el faro, pero el director se detiene más tiempo en las olas batiendo en los acantilados inferiores. En Camariñas destaca el gran escudo señorial de una casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Costa da Morte, hace 90 años