El aumento de población colapsa servicios en concellos turísticos de la comarca

Agua, basura, alcantarillado y aparcamientos son los grandes problemas que se le presentan a estos ayuntamientos


carballo / la voz

El alcalde de Muxía, Iago Toba, ha emitido un aviso en el que recomienda que se haga un «uso responsable» del agua. En los últimos días se ha detectado lo que él llama «un consumo excesivo», debido fundamentalmente al incremento de la población. Peor se pondrán las cosas el próximo mes, durante la Romaría da Barca. Ya el año pasado fue necesario recurrir al uso de cubas para evitar el desabastecimiento. No es un problema de sequía sino de colapso de servicios. En muchos municipios de la costa el número de residentes se dobla en agosto y los Concellos acaban desbordados.

En Fisterra el problema está en el saneamiento. Tiene capacidad para 5.000 habitantes, menos de los que viven en la capital municipal durante todo el año, pero ahora hay el doble de gente y el bombeo trabaja sin parar, lo que no solo se traducirá en una abultada factura eléctrica en cuanto comience septiembre, sino en problemas medioambientales. Solo una parte de la red tiene separación de pluviales y residuales, por lo que con la instalación ya al límite, las lluvias de hace unas semanas hicieron que los desperdicios salieran por el aliviadero del puerto, un problema que también vivieron en varias ocasiones en Malpica, en la zona de O Caldeirón, aunque en este municipio el problema principal es la falta de estacionamiento, algo de lo que también cojea Laxe, donde han habilitado solares para tener más plazas.

Abarrote

Lo poco gusta y lo mucho cansa dice el refrán. No es exacto por lo que respecta al turismo, pero puede convertirse en cierto. La costa española está llena de lugares degradados e incómodos a los que muchos no quieren ir. De mucho a demasiado hay solo un paso y cuando se da no hay forma de recular. El abarrote en la Costa da Morte es una muy buena noticia, pero hay que saber gestionarlo. Es fundamental para el futuro.

Seguir leyendo

La extensión de la traída a toda la costa de Carballo es un proyecto a corto plazo

En ocasiones es el turismo interior el que desequilibra las cosas. Carballo tiene una traída casi nueva y un saneamiento con pocos problemas, pero en verano buena parte de la población se traslada a la costa, lo que hace que los servicios sean necesarios allí. El Concello ejecuta las obras de abastecimiento de agua a las parroquias de Oza y Razo. Lo principal en estos trabajos es no estorbar en el acceso a la playa, por lo que en estos momentos las labores se centran en los ramales secundarios, dejado expedita la carretera provincial.

A corto plazo la intención es extender el servicio a toda la costa carballesa. El próximo proyecto consiste en llevar la red a Lema, desde Arnados. Ya hay previstos 432.000 euros en el presupuesto de este año. Además, el Gobierno local ha conseguido el compromiso de Augas de Galicia para completar el abastecimiento en la zona de Baldaio. La Xunta elaborará el proyecto de la red principal, para la que hay dos alternativas.

Recogida incluso los domingos en Fisterra

La basura es otro de los grandes problemas que se plantean a los concellos. En Carballo el servicio se refuerza en la zona costera, donde la recogida es diaria. También en Fisterra, donde incluso se ven obligados a la recogida incluso los domingos, lo que supone un importante gasto para el Concello, puesto que los desperdicios deben llevarse a la planta de transferencia de Santa Comba, lo que supone mucho mayor recorrido del habitual.

Los fisterráns depositan su basura en Cee para su transporte a Sogama, pero la planta más próxima está cerrada ese día de la semana, según informa el concejal Xan Carlos Sar.

El sector de la hostelería es el más activo durante el mes de agosto y, de hecho, en toda la Costa da Morte se ha detectado un notable incremento de la actividad. Estos días hay muy pocas quejas en este sentido. Hay más locales abiertos, con muchos más clientes y todo ello se traduce en ese mayor consumo de agua que preocupa en Muxía y en la necesidad de recoger la basura todos los días sin falta, como pasa en Fisterra. Durante el invierno, el servicio se presta en días alternos, pero ahora incluso tiene que ser constante la recogida en la recta de A Anchoa, porque buena parte de los apartamentos están ocupados.

Otro quebradero de cabeza es el mantenimiento de las playas. En Mar de Fóra ya solo hay tiendas por la noche, pero los que residen en ella hacen hogueras, lo que está prohibido. En estos casos es necesario llamar a la patrulla de la Guardia Civil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El aumento de población colapsa servicios en concellos turísticos de la comarca