La ballenas ponen proa hacia Fisterra

El jueves al atardecer, dos grandes cetáceos pasaron a pocos metros del barco María Helena y de la lancha de David Trillo


carballo / la voz

«Nunca vin unha así por aquí, é a primeira vez», confesaba ayer Oliver Moure, al frente del barco María helena (Cruceros Fisterra) desde hace once años, y que cada tarde realiza varios viajes por la ría de Corcubión y la bahía de Fisterra. Justamente en uno de ellos, el de la puesta de sol, fue cuando vio la ballena a la que se refiere. En realidad eran dos, pero una iba más sumergida que la otra, y la que subió a la superficie fue la que más le impactó, a él y a los viajeros de este trayecto. Acostumbrado a sacar fotos y grabar vídeos de sus viajes, sobre todo los últimos de cada jornada, esta vez el cetáceo lo pilló casi por sorpresa, pero se ve claramente a la ballena emergiendo, además del inmediato paso por debajo del barco, ante las atónitas miradas (y gritos de admiración) de los pasajeros. A pocos metros estaba la lancha de David Trillo Gallego.

A Oliver ya le llamo la atención ver una gran concentración de gaviotas en su ruta. Tenía explicación: como las ballenas levantan el pescado a su paso, las aves salían a la caza de peces. De inmediato comprobó el motivo. «Hai sardiñas, calamares, xoubas... Tamén estaba a temperatura, que era alta», señala. Y eso que las ballenas buscan, además de fitoplancton, sobre todo crustáceos, pero en pleno proceso de alimentación se llevan también las especies que aparezcan, como explicaba ayer Alfredo López, de la Cemma. A falta de poder ver alguna foto con más detalle, considera, por la información recibida, que se trata de una ballena común. Y eso que las que más se aproximan a la costa son las aliblancas. Pero el tamaño no era escaso: Moure considera que estaban cerca de los 18 metros de eslora que tiene su barca. De hecho, la gran mayoría de estos cetáceos son oceánicos, pasan lejos de la costa. «É raro velas tan cerca». Raro, pero no excepcional. El año pasado se vieron varias en el litoral gallego, y a principios de julio detectaron orcas junto al Cabo Fisterra. Más hacia el sur, llamó la atención la presencia de una ballena azul de 22 metros, también en julio, a pocas millas de la Cíes, localizada por el instituto BDRI de O Grove. Al margen de los grandes cetáceos, la presencia de delfines es muy común en estas rutas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La ballenas ponen proa hacia Fisterra