La comarca de Fisterra se tiñe casi al completo color rojo socialista

El PSOE ganó en todos los concellos, pero solo consigue la mayoría absoluta en los concellos de Dumbría y Muxía


cee / la voz

El Partido Socialista es el gran ganador de estas municipales en la comarca de Fisterra, porque se ha impuesto en cuatro de los cinco concellos y, además, tienen opciones o seguras o serias de hacerse con todas las alcaldías.

La principal triunfadora, sin duda, está en Cee. Margarita Lamela cosechó la friolera de 1.318 votos, casi el doble de los del 2015, y obtiene cuatro representantes, que le dan el derecho a empezar a negociar por el bastón de mando. Eso sí, con 40 votos más habría obtenido los cinco ediles, que le servirían para sumar la mayoría absoluta con los dos del BNG, que subió más de 200 votos y tendrá dos representantes. El efecto Antonio Domínguez no existió en el PP, al menos no para bien, ya que los conservadores pierden un concejal de los cuatro que tienen y bajan desde los 1.266 votos que cosechó Zaira Rodríguez, a unos exiguos 866.

Menos suerte ha tenido el corcubionés Manuel Insua, que se quedó a la puertas de los cuatro concejales (subiría uno), pero no fue así, con lo que el panorama queda más que fragmentado: PSOE: 3, BNG: 2, Sempre Corcubión: y PP y PACOR: 1 cada uno.

Iago Toba coge el testigo de Félix Porto y será alcalde de Muxía con mayoría absoluta, aunque con dos ediles menos (los mismos que pierde el conjunto de la corporación) y con una sensible reducción de sufragios (558 menos), mientras que Sandra Vilela, aún con un ascenso de casi 250 votos no logra pasar de los tres representantes para el PP y el BNG, con resultados prácticamente calcados a los del 2015, se queda con un edil.

Fisterra es el ejemplo de lo caprichoso de la ley electoral. El PSOE, con 100 votos más, y el BNG, que creció en 200, mantienen la representación, mientras que el PP, que únicamente consiguió 2 sufragios más que en el 2015, sube de cuatro a cinco ediles, se queda con el que pierde Converxencia Galega. En cualquier caso, socialistas y nacionalistas podrán gobernar si reeditan su pacto.

El alcalde de Dumbría, José Manuel Pequeño, pierde un concejal y más de 200 votos, pero conserva su más que aplastante mayoría absoluta con nueve de 11. El PP alienta mínimamente con la vuelta de Santamaría y regresa a los 2 representantes.

Lamela celebra a medias en Cee

Ella misma, aunque visiblemente contenta, admitía ya pasada la media noche, que el hecho de que se presentasen «tantos partidos», deja el panorama muy complicado. Con todo la socialista Margarita Lamela descorchó el cava porque sus resultados y ser la fuerza más votada, es algo que ni se esperaba ni casi recordaban en Cee. 

Vigo se desploma, pero aún tiene mucho que decir en el gobierno

El aún regidor de Cee, Ramón Vigo, está entre los grandes derrotados. Los casi 700 votos perdidos le dejan como tercera fuerza y únicamente tres ediles que, sin embargo, ante la falta de una mayoría de izquierdas clara, todavía le sirven para conservar un importante capacidad de decisión de cara a los pactos.

El ruido de las candidaturas más polémicas no se ha traducido en representación

Víctor Somoza (UCG) y Adrián Leira (PL) fueron de los que más dieron que hablar durante la campaña de Cee, muy por encima de los candidatos de los partidos tradicionales. Sin embargo, todo ese ruido, en el caso, sobre todo de Somoza, con propuestas en algunos casos esperpénticas, está visto que no sirvió para conquistar a los electores. El consuelo que le queda a Leira es que, en la pugna particular entre ambos, incluso con alguna referencia personal completamente fuera de tono, se impuso, aunque por la mínima: 252 a 248. En ambos casos, ambos quedaron lejos de los 357 votos de Juan Hermida con Ciudadanos, el último de los partidos en obtener representación, en buena medida a costa del PP. Las divisiones internas de los conservadores y el descalabro de Antonio Domínguez, hizo que el sector afín a la exalcaldesa Zaira Rodríguez cosechase un buen puñado de apoyos que, quien sabe, igual le permiten meter baza en la formación de gobierno.

Sí resistió, aunque muy por los pelos, José Ramón Rojo en Corcubión. Con 103 votos el PACOR volverá a estar representado en la corporación por segundo mandato consecutivo. Todo lo contrario que Xan García (CG), todo un veterano de la política y del activismo social de la Costa da Morte, que perdió 150 votos y queda fuera de la corporación de Fisterra de la que formaba parte hasta ahora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La comarca de Fisterra se tiñe casi al completo color rojo socialista