Un fenómeno


En agosto de 1998 llegaba a Fisterra la peregrina número mil desde que se crearon la fisterranas, un año antes. Eran tiempos ilusionantes, donde solo había un albergue en Fisterra, público, y único también en la zona. Ahora ya se cuentan por decenas en la comarca. Los puestos de trabajo, por centenares, y los peregrinos, por decenas de miles. Todo ha cambiado mucho, y eso que entonces, ayer como quien dice, muchos desconfiaban.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un fenómeno