Las multas por el plan de seguridad llevan a un buzo a vender su lancha

Guillermo Traba se declara harto de las trabas después de 34 años al longueirón


Cee / La Voz

«Non podo traballar a pulmón sen outro rana comigo e tampouco podo traballar canda as outras lanchas porque ou están ao ourizo ou con aire a un fondo de 12-13 metros que me rebento vivo. Así que a situación chegou a tal agobio que me fai por toda a venda. Xa me enrolarei en Muxía ou en Camariñas, que teño para onde ir, e quítamo preocupacións de enriba», asegura Guillermo Traba, uno de los mariscadores más experimentados del longueirón de Fisterra, que, después de 34 años en el oficio, asegura que se ve obligado a dejarlo por las trabajas y los más de 2.800 euros en multas acumulados a consecuencia del plan de seguridad.

«Eu estou legal e quero traballar no que me gusta, pero non podo. E iso que aquí en Fisterra en 40 anos e con máis de 200 persoas que pasaron polo oficio houbo dous accidentes, cando hai outras cousas, coma o tabaco, que se sabe que mata a 60.000 persoas cada ano e non se fai nada. ¿Que me vai pasar por estar traballando a 2-3 metros a pulmón coa miña boia que se ve desde as Américas? Pódeme caer un avión enriba ou un meteorito», se queja Traba, que ayer volvió del mar indignado.

Aunque es el que más se queja, por su situación, el problema no es exclusivo suyo. Faltan submarinistas capacitados para enrolar, la seguridad social se ha encarecido en 50 euros y con 10 kilos de tope. Así, la actividad ya no resulta tan atractiva como antaño. De hecho, Traba, que tiene cuatro hermanos retirados de este oficio. Asegura que ha animado a jóvenes senegaleses que trabajan en la pesca del pueblo a sacarse el título para enrolarlo y no ha tenido éxito.

Mar frío

«Non se collen 10 quilos nunha hora coma antes, hai que botar tres ou catro nun mar frío. Eu son o dono da miña pequena empresa e sen rana perdo moitos días de traballo porque dependo doutras lanchas. Teño dous cupos e aínda é probable que me quiten un porque non o podo cubrir», lamenta el fisterrán, que tiene fama entre sus compañeros de ser uno de los mejores recolectores en apnea de navaja y longueirón del colectivo y también de los más reivindicativos ante situaciones que considera injustas. «Parece que queren que venda todo e que me volva furtivo», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Las multas por el plan de seguridad llevan a un buzo a vender su lancha