«Debe ser muy frustrante diseñar una obra y que la gente no la use»

El proyecto para rehabilitar un palacete en Santander logró una mención honorífica


carballo / la voz

El estudio de Fernando Eiroa (O Ézaro, 1977) y Jorge García Anta ha conseguido la mención honorífica en el concurso convocado por Fomento para rehabilitar el Palacio de Cortiguera, en Santander. Ganó una UTE encabezada por César Portela. Fernando Eiroa ya obtuvo premios hace tres años, incluso el primero del COAG de arquitectura efímera.

-¿Por qué acuden tanto a concursos?

-Nos presentamos a concursos de ideas, que son anónimos. Entras en las mismas condiciones que el mayor estudio de España. Es como si a un cantante que empieza solo lo escuchan, sin saber quién es....

-Hay un programa de televisión que va de eso.

-Ah, si? Vamos a muchos concursos porque partes del mismo punto que los demás y vas con tu capacidad, no con tu nombre.

-Pero te puedes hacer un nombre.

-Si ganas, claro. En la obra pública es muy complicado entrar si no es por este sistema.

-Y el ganador ha sido César Portela.

-Sí, con Celso López y Jorge Salgado. La nuestra ha sido la mención honorífica, pero es que César Portela es, con Manolo Gallego-Jorreto, los únicos Premio Nacional de Arquitectura.

-Parece que para ser arquitecto de postín hay que ser polémico. ¿Cree que es así?

-Depende de las obras. La arquitectura debería poder explicarse y esa comprensión va un paso más allá del me gusta o el no me gusta. Intentemos que los proyectos se puedan explicar y entender porque las cosas racionales tienen menos discusión. Si te convence lo construido, bien, peor mi aspiración va por otro camino, quiero que el proyecto haga que el edificio esté mejor, sea más cómodo, que los usuarios se encuentren a gusto.

-Pero luego nos encontramos con puentes resbaladizos o cementerios inutilizados y eso provoca polémica y te hace estar en el candelero.

-En esta época en la que estamos quizá llame más la atención el fogonazo, porque todo se transmite más rápido. Creo que todo debería ser más meditado y no intentar ver las cosas demasiado rápido.

-Pero parece que los arquitectos siempre están obligados a ir más allá, a epatar, quizá por la competencia. ¿Siente esa presión?

-Eso es cierto, pero no tengo claro que sea por la competencia. Mi socio dice siempre que vamos a un concurso que evitemos las recetas, eso de que como ya he hecho una viviendas, ya sé hacer viviendas. Intentamos empezar limpios cada proyecto, no ir de marisabidillos ni hacerlo con prejuicios. Tampoco interesa que afrontemos el diseño todo lo contrario de lo que hicimos o con algo que llame la atención. Si la mejor forma de hacer algo es la de siempre, pues lo haremos así. Pero también es verdad que siempre intentamos ir un poquito más allá.

-¿Prefieren los clientes privados o la Administración?

-Depende del interlocutor, pero tampoco hemos trabajando demasiado para la Administración. Los particulares son personas o familias que ponen en nuestras manos los ahorros de su vida, todo su patrimonio actual o futuro, porque se endeudarán para 30 años y debemos conseguir que esté satisfecho, contento y se cubran sus necesidades.

-¿Qué le gustaría hacer en la Costa da Morte?

-Juan Creus ha estado haciendo algo, pero me gustaría hacer proyectos porque no se ven muchas obras atractivas desde el punto de vista arquitectónico.

-¿Qué le parece la polémica que hay en torno a César Portela en la zona?

-Solo conozco el caso del cementerio de Fisterra. Es un proyecto muy complicado muy teórico que él en las charlas explica como algo muy trascendente. Que si el mar, que si la gente de la zona, que si os temporales... Te lo contaba y parecía que ascenderías al cielo. Creo que le falta algo o no salió como quería, pero debe ser muy frustrante diseñar una obra y que la gente no la use, porque lo más importante es que se utilice para lo que se hizo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Debe ser muy frustrante diseñar una obra y que la gente no la use»