«O traballo facíanos homes moito antes»

«Hoxe o inimigo máis grande das categorías inferiores son os pais que van ver aos fillos», explica Marcial Sar

.

cee / la voz

La fotografía. Con el equipo de los mayores jugando nada menos que en Tercera División, un hito irrepetible para un pueblo del tamaño de Fisterra, los juveniles no le andaban a la zaga y en los años 1976 y 1977 contaban con uno de los mejores equipos de su categoría, que tenía como rival más duro de la época al Negreira y mantenía ese enfrentamiento -futbolístico desde luego- que siempre ha unido a los fisterráns con sus vecinos del interior de la ría, más identificados con el Unión Club Cee.

.

Los protagonistas. Arriba de izquierda a derecha: Dito de Panchete, Lago Haz, Moncho Senra, Rafa do Aserradero, Choni (fallecido), Lobelos, Lobión y O Viudo. Abajo: Marcial, Manolo Martínez (Alexandre Nerium), Amancio, Julio, Ángel, Perillas y Alberto Celta. Falta en la imagen, Juan Francisco López López, Veneno, que era también uno de los fijos en el equipo, aunque, por alguna circunstancia que sus compañeros no recuerdan, ese día no se había vestido de corto para saltar al terreno de juego del Ara Solis.

La historia. Marcial Sar («Su alteza real», como dice él, que siempre tiene una broma en la boca) Domínguez, era el portero de aquel equipo de juveniles de la Sociedad Deportiva Fisterra de mediados de los setenta, cuya imagen dista bastante de la de los adolescentes actuales. «O traballo facíanos homes moito antes. Había xuvenís de último ano, con 18 xa, e eu son o que ten máis cara de rapaz, pero aí a maioría xa estaban traballando, no mar ou no que fose. Hoxe é moi raro que rapaces dese tempo traballen», explica el fisterrán, que es un miembro destacado de los Rapacollóns Big Band, la peña de animación de la S. D. Fisterra, donde ya sea con el bombo o caracterizado como el mítico guardameta colombiano René Higuita, desborda espectáculo. Lo hace porque quiere que su nieto de cuatro años sienta la misma sana pasión que tiene él por el fútbol y «por Bebeto [Gabriel Riveiro, impulsor de los Rapacollóns], que non é un tipo que queira destacar, deses que ten que saír o seu nome e se che fai un favor tés que dicir que cho fixo. Dao todo pola chavalada e eu estou con el a morte».

Curtidos

Marcial asegura que a sus 57 años esta participación le ha dado «40 para atrás», porque recuerda los años del fútbol como los mejores de su vida. «E iso que marchei con 12 anos para estudar na Laboral de Cheste (Valencia) e casei con 20, pero as sensacións daquela xuventude son a cousa máis bonita que hai», relata. Su campo, el Ara Solis, «xa era dos que mellor herba tiña, menos na portería do lado de Mar de Fóra -seino ben que era o porteiro-, que había bastantes calvas. Pero, por exemplo, o Raíces de Cee era de terra. Cando chovía convertíase nunha lameira e lavabamonos en auga fría. Eramos duros, estabamos curtidos», reflexiona.

Sin embargo, para un aficionado como él, más deportivista que la Torre de Maratón y la fuente de Cuatro Caminos juntas, la esencia del fútbol sigue siendo la misma: «Divertirse. Os vaciles, a picaresca... todo ten cabida, pero dentro dos límites do fútbol e aí deben quedar. Hoxe o inimigo máis grande que teñen as categorías inferiores son os pais que van ver aos fillos. Hai que pensar en como os estamos educando. Eu tamén recoñezo que algunha vez se me pode ter escapado algo, pero tríncome a lingua. Non hai cousa máis bonita que, por exemplo, o outro día que xogamos contra o Baio, que viñesen facerse unha foto con nós, todos xuntos. Eses son os valores que eu quero para o meu neto de catro anos, que cando estamos ensaiando vén a xunto nós».

De hecho cree que los grandes equipos y particularmente su Deportivo tienen el punto de mira desenfocado a la hora de buscar talentos. «O Fisterra daquela tiña un equipazo. Hoxe é imposible porque non hai cartos para iso. O primeiro para os rapaces, sobre todo cando comezan dende o chupete é divertirse, pero despois tamén está ben que aprendan que as cousas saen co traballo. Para un pai levar a un rapaz dous días á semana ata a Coruña é un esforzo moi grande, pero ao equipo non lle custaba desprazar un par de técnicos aquí, xa non digo a Fisterra, pero a un sitio céntrico. De feito o Celta de Vigo estao facendo e por iso saca o que saca», se queja.

De aquel equipo de Marcial nadie hizo carrera como tal en el fútbol, aunque algunos como Ángel López, en la cantera del Dumbría junto a su hermano José, sí tuvieron puestos relacionado, pero sí lo disfrutaron al máximo. Por ejemplo, formaron la base del Lira del año siguiente a las órdenes de Manín y hoy son profesionales de los más diversos ámbitos: desde conductores de autobús hasta escritores, como Alexandre Nerium.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«O traballo facíanos homes moito antes»