Los últimos decomisos confirman que la lacra del furtivismo continúa activa

Segunda intervención esta semana, con 50 kilos de percebe incautados en Fisterra


Carballo / La Voz

El furtivismo sigue siendo una lacra para el sector pesquero y marisquero de la Costa da Morte. Los últimos decomisos efectuados por el Servizo de Gardacostas de Galicia y el Seprona confirman que esta actividad ilícita está más en auge que nunca.

Las últimas actuaciones se produjeron precisamente estos días. El lunes, los agentes se incautación de 50 kilos de percebe. El operativo se inició sobre las 08.00 horas cuando identificaron a un mariscador que llevaba 3,5 kilos más de los permitidos y, además, carecía de autorización para faenar a pie. A partir de ahí, en otro punto de la costa camariñana detectaron como se estaban descargando sacos de producto desde una embarcación en una zona no autorizada para los trasvases. Ante la presencia policial, los percebeiros trataron de deshacerse de ellos arrojándolos entre la vegetación, pero fueron recuperados 45 kilos. Además, la lancha en cuestión presentaba irregularidades por lo que los guardias dieron traslado a la Xunta. También estos días hubo un decomiso de 51 kilos de percebe y casi cinco de centolla en un establecimiento situado en el entorno portuario de Fisterra. Se trató de un producto de talla antirreglamentaria, con un valor conjunto de 1.400 euros.

Estas dos actuaciones representan solo la punta del iceberg de algo más gordo: el esquilmado sistemático de la costa. En los últimos doce meses, se llevaron a cabo cinco grandes operativos, que se saldaron con dos detenidos y propuestas de multas importantes, así como otras actuaciones de menor calado. En mayo del pasado año fue arrestada una camariñana por la venta de mejillón con toxina que supuso la hospitalización de una familia vimiancesa, integrada por cinco personas, por náuseas y vómitos. En junio, el Seprona abrió diligencias contra el patrón de un pesquero camariñán por falsedad documental y el decomiso de casi 3.000 kilos de sardina. También en junio hubo una amplia redada en los puestos de pescadería del mercado de Camariñas por parte del Seprona e inspectores de Sanidade y Traballo En noviembre fueron decomisados 124 kilos de pulpo a un matrimonio de Laxe. En febrero de este año fueron cuatro los furtivos pillados in fraganti con angulas en el río Anllóns para su venta en China. Se trata de un goteo incesante de operativos que no cesa. Gran parte de los infractores son profesionales del sector con el permiso de explotación en vigor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los últimos decomisos confirman que la lacra del furtivismo continúa activa