«A verdade é que é algo especial, para os fisterráns toda a Semana Santa o é»

El cambio esencial vino de manos de Carlos Álvarez Santos, que ejerció de san Pedro, recogiendo así el testigo de Manuel Martínez Escarís


Carballo / La Voz

Al margen de que hubiese algún romano nuevo, el cambio esencial en Fisterra vino de manos de Carlos Álvarez Santos, que ejerció de san Pedro, recogiendo así el testigo de Manuel Martínez Escarís. Tiene 37 años y cuenta que ya había participado bastantes años en la representación, con diversos papeles, entre ellos el de israelita o el de san Juan. Por cuestiones de trabajo, este fisterrán residente en Carral no había podido acudir en los tres últimos años, pero siempre le había comentado a Martínez su especial deseo de representar a san Pedro. Este fue el año y reconoce que «foi moi especial». Toda la Semana lo es, indica, alabando la participación de la gente. No le fue difícil aprender el papel y, según su antecesor, «fíxoo moi ben». Los más importantes ya se van memorizando de un año para otro, porque la tradición de Resurrección es larga. De aquí en adelante, la intención de Carlos es continuar en la representación, si el trabajo así se lo permite.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«A verdade é que é algo especial, para os fisterráns toda a Semana Santa o é»