Localizan más petroglifos en el monte San Miguel, que ardió el pasado verano

Xosé Ameixeiras Lavandeira
X. ameixeiras REDACCIÓN / LA VOZ

FISTERRA

El colectivo A Rula colabora con Patrimonio en el inventariado de las estaciones

24 dic 2016 . Actualizado a las 04:00 h.

El fuego causó el pasado verano daños irreparables en varias estaciones de arte rupestre del monte San Miguel y en el valle de la Portela de Villestro (Santiago). Sin embargo, también ha facilitado la localización de otras. Miembros del colectivo A Rula, un grupo que se dedica a investigar sobre estas manifestaciones artísticas, halló más petroglifos en el área. Hasta ahora permanecían ocultos bajo los tojos.

La nueva estación está en la parte baja del monte San Miguel, en las proximidades de la ruta jacobea a Fisterra, que, a su vez, actuó como cortafuegos en el incendio. Se trata de la tercera estación de grabados localizada en los últimos años en el paraje de Agra do Campo, a unos 50 metros de los ejemplares gravemente dañados por el paso de la maquinaria que acudió a extinguir el fuego el pasado mes de julio.

El yacimiento presenta diversas formas, desde motivos geométricos integrados por «coviñas e cazoletas, sucos lineais, cruciformes diversos e unha combinación de círculos concéntricos», según apunta A Rula en su informe sobre el descubrimiento. Las cavidades circulares son las más numerosas, casi medio centenar en varios paneles. Destacan por la diversidad de tamaños y profundidades. Están «distribuídas de xeito irregular por todas as laxes insculturadas», agregan. «Hai cazoletas de ata 10 centímetros de diámetro e catro de profundidade, pero tamén pequenas coviñas que non chegan os cinco centímetros de diámetro e apenas un de fondo», explican también. En otros dos paneles figuran dos cruces de diferente estilos y tamaños.