Abre el albergue público de Fisterra, un servicio vital para los peregrinos

El 30 de marzo de 1999, los caminantes pudieron dejar de usar el polideportivo para alojarse en el fin del mundo

Begoña Valdomar, hospitalera en el albergue desde el inicio
Begoña Valdomar, hospitalera en el albergue desde el inicio

Carballo / La Voz

El Camiño de Fisterra y Muxía vive desde hace años un auge imparable. Cada año son más y más los peregrinos que deciden seguir la ruta desde Santiago hasta el finis terrae y ello ha llevado aparejado la implantación de servicios muy necesarios, el crecimiento hostelero y hasta la rehabilitación de aldeas enteras, como es el caso de Olveiroa, en Dumbría. Uno de esos servicios, referencia absoluta sin duda alguna, es el albergue público de Fisterra, que está justamente hoy de aniversario: cumple 17 años. Abrió para su uso el 30 de marzo del año 1999. Hasta entonces, los caminantes que llegaban a la villa del Cristo se veían obligados a utilizar las instalaciones del polideportivo municipal. Las obras estaban ya terminadas desde diciembre y aquel 30 de marzo marcó el inicio de un tiempo nuevo. De todo ello se acuerda bien, seguramente, Begoña Valdomar, hospitalera que todavía hoy en día sigue llevando allí, en este edificio integrado en la red xacobea, un detallado registro de fisterranas (el documento que acredita que se ha hecho la ruta cumpliendo unas condiciones), de procedencias y hasta de vivencias. Ella, que también fue peregrina, tiene una sensibilidad especial con el Camiño y sus protagonistas. Son muchos. Así, en el 2015, se volvió a batir el récord de fisterranas: 24.254 entregadas en el albergue, muchas más que las 22.111 del 2014. A ello, obviamente, hay que sumar todos aquellos peregrinos que no pasan por el albergue público o que no recogen la acreditación, lo que haría subir exponencialmente la cifra (y hay que añadir aún los que eligen Muxía como final y se llevan a casa la muxiana). Cuando el albergue de Fisterra abrió, las fisterranas ya se llevaban entregando desde agosto de 1997: en julio de 1999 iban 4.000, lo que da fe del crecimiento exponencial del Camiño. Tras el de Fisterra -y aún tardarían- abrieron otros albergues públicos, como el de Muxía o el de Dumbría. Hoy, la ruta sigue creciendo, llamando a tantos y tantos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Abre el albergue público de Fisterra, un servicio vital para los peregrinos