La Vaca de Fisterra «brúa» con voces poéticas de reivindicación

Cerca de 300 personas completaron la caminata de la lonja al Faro


«A Vaca de Fisterra non da leite pero pódese muxir», como dijo Roberto Traba Velay, el más aclamado de las tres decenas de poetas que intervinieron ayer en la multitudinaria marcha para reivindicar este símbolo de la fisterranía, mudo desde 1996.

Ordeñar esa «nai e muller de peitos armoniosos», como la definió Traba Velay, y en todos los sentidos: el cultural, el identitario y también el de la promoción turística es lo que ahora se pretende desde diversos frentes, empezando por el propio Concello y por los autores Francisco X. Fernández Naval y Xosé Iglesias, padres de la convocatoria.

El llamamiento a participar en la caminata reivindicativa resultó verdaderamente exitoso y congregó a cerca de 300 personas, entre las que había muchos literatos, políticos sobre todo de la órbita nacionalista y gran cantidad de vecinos, que era lo que se pretendía, para convertir esta petición en algo del pueblo y avanzar hacia esa más que difícil meta de la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La gracia y la potencia escénica natural del actor carnotán César Cambeiro que calificó la Vaca como el elemento que «veu a darlle sentido á borraxeira» sirvieron de hilo conductor de una tarde de tono festivo, que tuvo también mucho espacio para el recuerdo, sobre todo de sensaciones, porque desde los propios vecinos hasta gente llegada de tierras interiores como Lugo todos tenían algo que contar sobre su experiencia personal en torno al sonido de la Vaca. Un bramido que también estuvo presente por dos vías, el simbólico de las bocinas de caracola marina con las que el exalcalde de Corcubión Rafael Mouzo hizo de director de orquesta, y el real, aunque grabado de la propia Vaca, que sonó en cada parada y ya finalmente en el Faro, a través de los altavoces del coche de Protección Civil.

El balance tanto de Fernández Naval e Iglesias, como promotores, y del teniente de alcalde, Xan Carlos Sar, que llevó un poco la voz cantante del Concello, no pudo ser más satisfactorio. Todos agradecieron la multitudinaria asistencia, especialmente de los vecinos de la localidad.

Sar se mostró incluso «sorprendido» con el resultado y confía que esto le dé un impulso a la idea de lograr el reconocimiento de patrimonio inmaterial. Solo echó en falta a algún representante del PP y de la cofradía, ya que sí estaban tanto el alcalde, José Marcote, como el concejal de Converxencia Galega, Xan García, y otras muchas caras conocidas de la zona, como el patrón mayor de Corcubión, José Domínguez.

En definitiva, el acto sirvió como un gran espaldarazo simbólico al proyecto, tanto desde el mundo de la cultura como del gobierno local, para recuperar el sonido de la Vaca y su significado, que se espera poner definitivamente en valor cuando el mecanismo vuelva a funcionar.

Votación
3 votos
Comentarios

La Vaca de Fisterra «brúa» con voces poéticas de reivindicación