La tortuga «Rostro», que apareció herida en Fisterra en el 2014, ya nada en libertad

Fue soltada ayer desde un barco en Portosín, tras ser curada en el acuario de O Grove


Ribeira / La Voz

Rostro ya nada, desde ayer, libremente por las aguas del Atlántico, y ahora su destino dependerá únicamente de lo que ella quiera hacer ya que todavía le queda una larga trayectoria por delante. Se estima que tiene 4 años y la esperanza de vida de una tortuga marina alcanza los 60. Las aguas del Caribe son las que en teoría debería buscar, pero, como aseguraron los profesionales de la unidad de cuidados intensivos de Cemma, esta especie es imprevisible y podría darse el caso de que prefiriera viajar a África.

El animal fue encontrado en la playa de O Rostro, en Fisterra -de ahí que tenga ese nombre- el 1 de marzo del pasado año. La tortuga estaba varada en el arenal con heridas de gravedad, principalmente en sus aletas anteriores, incluso estuvo a punto de perder una de ellas, tras haberse enganchado con restos de un aparejo de pesca. Desde entonces ha recibido cuidados en el acuario de O Grove. Ayer la subieron a un barco en Portosín y la soltaron, mar adentro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La tortuga «Rostro», que apareció herida en Fisterra en el 2014, ya nada en libertad