La Justicia tumba el plan de gestión del Cantábrico Noroeste

espe abuín REDACCIÓN / LA VOZ

FISTERRA

CESAR QUIAN

Desconcierto entre la flota al ser nula la orden que ampara la compra de cuotas

16 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

La Justicia ha dicho juego revuelto en el caladero del Cantábrico Noroeste. La Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha declarado nula la orden ministerial del 1 de julio del 2013 que establece un plan de gestión para los buques de los censos del Caladero Nacional del Cantábrico y Noroeste. Lo hace porque, estima, que es contraria a derecho, tal y como sostenían las armadoras Parleros y Pesquerías Playas de Fontán, que en su día presentaron recurso contra esas disposiciones del Ministerio de Agricultura que ordenan el caladero.

Una normativa que fija las claves de distribución de cuotas entre arrastreros, volanteros, palangreros de fondo, cerqueros, rascos y artes menores que operan entre Fisterra y el Bidasoa, fija las normas para permitir transferencias temporales y definitivas de posibilidades de pesca entre determinados segmentos de flota, marca normas de funcionamiento, control de cuotas... Y que, tras la sentencia, han dejado de existir.

Es lo que entiende el abogado de las casas armadoras demandantes, Carlos Palmou, que sostiene que, al haber sido declarada nula la norma, «es como si nunca hubiese existido», por lo que todas las transmisiones, transferencias, ventas de cuota, así como otras operaciones realizadas al amparo de esa orden ministerial, quedarían sin efecto. Caso diferente sería si se hubiese anulado; entonces «dejaría de tener efecto a partir de la fecha de la sentencia». Pero no.